A propósito de Henry. No, en serio, a propósito de un comentario de Metalbert sobre mis post de AC/DC le respondo que siempre está bien que las estrellas del pop se acuerden de los clásicos. Y me viene a la cabeza uno de aquellos temas recurrentes de conversación rockera sobre la perennidad de las obras. Que pasados 40 años aún estemos hablando de Suspicious Minds de Elvis, sigamos teniendo más presentes que el Telediario los discos de los Beatles, alabemos la grandeza de sus satánicas majestades, la sensualidad de Marc Bolan o Ziggy Stardust, o, como era la cuestión, con casi 30 años, aún esté en boca de todo el mundo de la música un disco de hard rock como Back in Black da buena muestra de la trascendencia del rock, no ya como fénomeno (también el pop o el tecno, en sentido estricto, podrían alardear esto), sino por su faceta artística, por aquello que nos ha dejado: un legado imperecedero de iconos (Morrison, Hendrix, Lennon…), imágenes y sobre todo buena música. Y no hay que darle más vueltas, a pesar de que mediaticamente la cosa pinte  mal. Como cantaba Neil Young en Hey Hey My My, “rocknroll will never die”, por más que la industria nos cuente milongas sobre que la pirateria mata la música.

Deja un comentario / Leave a comment

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .