Back to basics (¿de vuelta a lo esencial?)

Acaba y empieza otro ciclo electoral. ZP no tendrá que vaciar el despacho y España debe volver a la normalidad. Seguiremos atentos la actualidad política, económica y social pero desde ya mismo vuelvo a centrar este blog en el rocknroll y temas conexos (y otros que auque no lo sean, me apetezca comentar).

Han abierto en el foro Azkena un topic sobre genios, con imágenes que identifican nombres geniales. Me quedo con los de Scorsese, Dylan, tres que se me han ocurrido a mi (Clint Eastwood y Paul Newman, el crack de la selección brasileña en los 80’s Zico y los Beatles) y Eugenio. Uno de los mejores cómicos de todos los tiempos, rey del chiste corto y absurdo, un cínico, un triste con gracia, con mucha gracia. A la altura de los más grandes maestros del humor que cualquiera puede imaginar.

Buscando la foto anterior de Eastwood y Paul Newman, he dado con un magnífico blog que reivindica a los clásicos del cine, la música y la literatura. Su autor, Raskolnikoff, transcribe letras de canciones, textos de novelas y comenta varios de los clásicos: Beatles, Zeppelin, Nietzche, Easy Rider… Brillante e instructivo, una forma magnífica de difundir cultura y conocimiento. Lo linkaré con carácter permanente. Esto figura en su declaración inicial:

“La literatura, el cine y la música se han vulgarizado de tal manera que hemos convertido en mitos a personajes como Alejandro Sanz y en obras de referencia a basuras como el Código da Vinci. Yo, por gracia o por desgracia, siempre tuve a mi alcance en la infancia un vinilo de los Beatles o de Albinoni, una cinta de VHS de Amarcord o un libro de Hesse. No, no es pedantería. No puede ser pedante un tipo que trabaja en una flagoneta sin aire acondicionado y que viste camisetas de propaganda de abonos fertilizantes. Ni llevo una trenka ni me leo Le Monde. No creo en política ni en derecho y no pertenezco a ningún club, peña, asociación o secta donde tenga que aniquilar mi individualidad para acatar los pensamientos del típico mesías de barra de bar de turno. Por eso me puedo permitir el lujo de hablar de los clásicos de la literatura, el cine y la música, porque realmente me gustan. Y no haría otra cosa si me diesen la jubilación anticipada que leerlos, verlos y oírlos una vez tras otra hasta que me los conociese de memoria. Han ocupado un gran porcentaje del tiempo libre de mi vida (que ha sido mucho, por cierto) y no encuentro nada mejor para escribir que acerca de ellos”.

Deja un comentario / Leave a comment

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s