25 años de irreverencia

“Este es nuestro programa electoral: Adiós al bipartidismo. ¿Qué es eso de Esquerra y Republicana? Los republicanos son de derechas”. Provocando como siempre, borracho como de costumbre, y soltando las  gilipolleces absurdas habituales marca de la casa cada vez que abría la boca para dirigirse al auditorio, Julián Hernández y sus Siniestro Total acaban de llenar el Bikini en su gira de grandes éxitos, material clásico e irreverente que forma parte ya de la cultura popular de este país.

De ahí vengo. Buen concierto, aunque hace años -concretamente desde que se fue Miguel Costas para montar aquél combo raro que eran Los Feliz y Julián quedó como lider indiscutible- que Siniestro ya no son aquella infalible banda punk-rock de nuestra adolescencia. Han abierto potentes, con Cuenca Minera y Ay Dolores, y aunque mayoritariamente ha sonado repertorio antiguo, ha quedado claro que los tiempos de la formación clásica (Hernández, Soto, Costas y Torrado; ya sólo quedan los 2 primeros) no volverán… salvo que íntegramente se dediquen a tocar material pre-Ante Todo Mucha CalmaSobre Ti, Fuimos un Grupo Vigués, una irreconocible versión (y mala, con material pregrabado) de Camino de la Cama, Emilio Cao (versión de la brutal David Watts de los Kinks) y el mítico himno de bares Vamos Muy Bien de Obús han sonado durante el concierto junto a material mediocre más reciente, hasta el rush final, de esos que se esperan con ganas para corear hasta la extenuación: Alégrame el Día Torero, Bailaré Sobre Tu Tumba, Miña Terra Galega, Diga que le Debo y Hey Vigo. El inicio del bis fatal, con un tema bluesero (El Enemigo, según me ha soplado Metalbert) muy del estilo de Los Ilegales, cuando éstos empearon a perder el rumbo, para acabar con ¿Quiénes Somos?, Cuánta Puta y yo que Viejo, Todo por la Napia y la solicitada Ayatollah!, que junto a Matar Hippies en la Cíes, ha sido lo más antiguo de la noche, de hace 26 años ya.

He visto a ST relativamente en forma (buena la incorporación del nuevo bajista). Pero musicalmente, sus últimos discos, repletos de blues rock del montón (aunque producidos por Joe Hardy, ingeniero de los Georgia Satellites), no aportan nada a su carrera. Y se ha visto hoy en el concierto. La gente sigue vibrando con los clásicos. Pero no han caído más. Hora y media porque a las 23h la sala se reconvierte en club.

De entre lo que no ha sonado esta noche, algunos temas que he encontrado en You Tube en versiones interesantes (¡qué diablos!, buenísimas).

Me pica un huevo, playback de su primera  época con Germán Coppini (siempre me he preguntado por qué dejó a ST para montar Golpes Bajos con Teo Cardalda, a la sazón el que más pasta ha ganado en su época Cómplices). Ojo a la actitud de Miguel Costas baqueteando el tambor y otras cosas.

Entrevista con Paloma Chamorro en el histórico programa La Edad de Oro (1983). El que se parece a Javier Cárdenas es Alberto Torrado.

Opera tu fimosis, en directo en 1983, ya con Miguel Costas a la voz y con subtítulos tipo karaoke

Por cierto, el documental de Mikel Clemente que celebra los 25 años de ST, Que Parezca un Accidente (que hoy mismo he comprado y espero visionarme el fin de semana) ya está colgado en youtube.

Deja un comentario / Leave a comment

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s