Alguien se acuerda del Rocks!!!

Mi hermana me pasa un link del blog Non Stop Rock’n’roll en el que dan un repaso a las publicaciones gratuitas de finales de los 90, mala época musicalmente hablando para el rock, en la que servidor y un par de colegas (Marc y Eloy), nos embarcamos en un proyecto a ratos libres para editar una publicación gratuita: Rocks Musiczine. La opinión del autor del blog, Javier Baz, sobre el Rocks no es de las que te gusta leer pero tiene toda la razón. Por eso mismo lo acabamos dejando.

Dejábamos atrás un par de años maravillosos escribiendo para el Popular1 (¿recuerdas las portadas de Urge Overkill, PJ Harvey o Terence Trent D’Arby, o un mega artículo de los Dogs d’Amour, hacia el 95-96?) y decidimos darnos un capricho y dedicarnos nosotros a eso de la edición. ¡Craso error! La experiencia fue alucinante y aprendimos un montón (de la vida en general), pero aquello se convirtió en un trabajo de chinos y nos acabó quemando. Al tratarse una publicación gratuita, había que abrirse estilísticamente para pillar algo de publicidad y acababas por escribir y publicar de cosas que no te interesaban en absoluto. Pero encima, había que ocuparse de la maquetación, la distribución… Y todo ello a ratos libres. Marc estaba acabando la carrera y yo trabajaba como abogado a media jornada (y Eloy… ¿qué hacías por aquella época,tío?).

Luchar cada mes por que una multinacional te comprase la contraportada suponía una bajada de pantalones considerable (no siempre, está claro). Hay que decir que la mayoría de discográficas, grandes y pequeñas se portaron muy bien, facilitando material y entrevistas (en vivo o phoners), y jamás teníamos problemas para acceder a un concierto. De aquella época guardo como mejor recuerdo a la gente que conocí en las discográficas y sobre todo, a los que colaboraban con nosotros: Dani Resines, Octavio Botana, Andreu Cunill, Jaume Cunill, Milo Krmpotic, Hugo de Cominges y muchos otros (aparte de colegas que ya lo eran de hace años y lo siguen siendo) que fueron y de los que ahora mismo no me acuerdo (que nadie se moleste si no aparece). Muchos de ellos siguen colaborando para diversas publicaciones más prestigiosas que la nuestra, asi que la experiencia entiendo que fue buena para todos. Algun dia intentaré recuperar algo más sobre aquella época.

12 Comments

  1. lo que escribía el tal ‘Ernest Pomar’ era aquí o en la web? Buníssim!!! 😀

    Por lo demás, de todo se aprende y al menos se intentó!! 😉

  2. Hola Félix!

    me sabe mal que mis palabras no te hayan sentado del todo bien, pero me consuela saber que eres consciente de los motivos que las propiciaron. Servidor, como antiguo colaborador de una publicación, y a pesar de no haberlo vivido en primera persona, estoy al tanto de los chanchullos que mueven el mercado de la música (la relación prensa-discográficas merece un libro), así que lo de las bajadas de pantalones es moneda corriente en el sector. Bastante tiempo aguantasteis…

    A ver si te animas y otro día cuentas con mayor profundidad algunos de los entresijos (inconfesables) con los que tuvistéis que tratar.

    Saludos.

  3. Hey, que me lo he tomado muy bien. no creo que ninguna de mis palabras desprenda lo contrario. Que a nadie le gusta que le dejen mal (o un proyecto propio) no es óbice para que no pueda tomarmelo bien, como así ha sido. De hecho, ya ves, incluso me ha salido un post. Algun dia contaré algo más. Salud

  4. Yo casi ya no me acordaba de aquellos tiempos, pero el post me ha refrescado la memoria rápidamente.
    Es curioso, pero lo podría haber escrito yo mismo con la publicación Bad. Las únicas diferencias serían que nosotros terminamos haciendo más lo que no nos gustaba y los compromisos, que lo que realmente nos había motivado a lanzarnos a la aventura. La relación publicidad-compromisos se parece mucho a la de los camellos y sus clientes, cada vez te cuesta más dejarlo, y cada vez consigues menos satisfacción.
    Creo que tuvisteis suerte, nosotros desde que decidimos dejarlo hasta que finalmente enterramos el número 52 en un concierto pasaron tres años, lo justo para pagar las deudas.
    Algunos compañeros quedaron tan quemados que decidideron abandonar el circo definitivamente, y afortunadamente nosotros, lo que quedamos, volvimos a descubrir el placer de hacer radio y sentirse de nuevo completamente libres.

    No sé si a tí te pasa lo mismo, pero yo dejé de creer en las publicaciones gratuítas.
    Un saludo

  5. Yo también dejé de creer en las gratuitas… y en las de pago. Mi época en el Popu me enseño mucho. Lo que mejor recuerdo ahora mismo es el final. Me acuerdo coincidiendo un dia con Andrés Martinez de Zombie (lo dejamos casi al mismo tiempo) y me dijo: “tio, quiero volver a ser simplemente un fan”. Eso me llegó al alma: me pasaba lo mismo. Ahora estoy de coña: cuando quiero olvidarme del trabajo, siempre tengo ahí un hobby y una satisfacción, sin presiones. Escucho lo que quiero y comento cómo quiero.
    José Luis, vosotros os lo habéis montado bien con el programa de radio y tele.

  6. Trabajaste para el Popu? Así que eres uno de esos que come maná y bebe vino con miel eh!! Mi admiración pues…
    Con respecto a la revista, no la conocía pero tiene una pinta fabulosa, solo por la portada era Nine Lives y el repertorio de grupos q mencionas debía ser apasionante.
    ¿No t has planteado hacer una web de lo mismo? Lleva menos tiempo y sigues pudiendo acreditarte para los conciertos!!!
    Yo por mi parte trabajé un año en Punto radio en un programa con una sección musical llamada El Gramófono (con 7 nation army de sintonia ni mas ni menos) y sé como va el tema de los intercambios y el despotismo de algún q otro figurín, sí que da xa un libro, sí.
    Pero por encima de todo siempre quedan grandes historias que contarle a los nietos a los q evidentemente les gustarán desde Chuck Berry hasta Wolfmother, eso seguro.

  7. Intentaré colgar algo. Tengo alguna cosa de la que estoy orgulloso.
    Lo de la web ya lo hice. Tras dejar la versión papel me quedé yo con la web, que llevaba tipo blog con la herramienta esta LiveJournal, y me seguía acreditando. Pero al final, la falta de tiempo pudo conmigo. Además, la idea seguía siendo “quiero ser fan, no quiero que mi hobby se convierta en un trabajo”.

  8. Yo leía tu web (olvidé el nombre… ¿rocksmusiczine tal vez?). Lo que sí recuerdo es que acompañabas cada entrada con las canciones que habías escuchado mientras redactabas los textos.
    Por aquel entonces perdía el tiempo en una oficina que era el infierno, y tu web se convirtió en mi tabla de salvación diaria (aunque sólo fuese durante 3 minutos).

Deja un comentario / Leave a comment

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s