Adiós a un icono mundial: Paul Newman

Ha muerto Paul Newman, a los 83 años, víctima de un cáncer de pulmón que le retiró del cine hace un par de años. No hace falta explicar muchas cosas, pues la prensa y la web hoy domingo está repleta de información y obituarios.

Si sigues este blog habrás observado que no he escrito nada sobre el fallecimiento de ningún artista o actor. Celebro la vida de todos ellos, pero no me apetece escribir en el momento en que nos dejan. Pero todo tiene una excepción y es este uno de esos momentos.

Paul Newman ha sido y es mi actor favorito de todos los tiempos. Ni Brando, ni Pacino. Paul Newman. He crecido con sus películas y las he disfrutado en más de una ocasión, algunas de ellas decenas de veces. Jamás me he cansado de ver nada en lo que hubiese intervenido. Sus intervenciones con Redford en El Golpe y Dos Hombres y un Destino; sus desventuras carcelarias en La Leyenda del Indomable; su faceta de detective en la saga Harper; su papel en la magnífica e infravalorada El Premio (intriga en la guerra fría en el entorno de los premios Nobel); y sus obras de los últimos años, donde destaca la magistral Road to Perdition. Mientras pongo algunos ejemplos, me vienen a la cabeza muchos otros: El Coloso en Llamas, El Buscavidas, Where The Money is (con la impresionante Linda Fiorentino), Fort Apache… Todo lo que ha hecho en pantalla ha sido bueno, en ocasiones, excepcional.

Pero además, Paul Newman ha sido excepcional como persona. Casado durante toda una vida con Joane Woodward, ha colaborado con organizaciones humanitarias e impulsado actividades benéficas, al auspicio de su propia Fundación, la Newman’s Own. Y también, con ese nombre como marca, provó suerte y con éxito como empresario de alimentación de productos del todo naturales.

Paul Newman lo tenía todo: carisma, inteligencia, físico, corazón. En ocasiones, ante la típica pregunta de “de no haber sido quien eres, ¿quien te hubiese gustado ser?”, siempre he pensado que me hubiese gustado ser Paul Newman.

4 Comments

  1. Un pedazo de mi alma se va con él.
    Y eso que la noticia de su muerte era cuestión de tiempo.
    Nos quedan sus películas, muchas de ellas auténticas obras de arte del cine.
    Por su culpa, me gusta el cine a horrores.
    Ya no era su belleza era su carisma, su forma de ser, esa interesantísima personalidad.
    Orgullosa de compartir época y planeta con él, siempre te querré Paul.

    Hasta siempre.

  2. También era mi actor favorito. Su filmografia es impresionante. Muchas veces se ha nombrado su belleza, su generosidad. No dudo nada de eso pero es que como actor era el mejor y afortunadamente supo escoger muy bien casi siempre.

    Saludos.

  3. Yo también hubiera elegido ser “Shining blue eyes”, o Redford, o Bogart. O McQueen.

    Tenía una mirada que te hacía confiar en él. En lo que hacía dentro y fuera de la pantalla.

    Demasiado bueno para ser humano, gracias por todo señor Newman

  4. Se me había pasado esta entrada. Y yo que pensé que ya no lloraría más. Además para colmo acabo de ver “El golpe” hace unos 10 minutos. En fin, ya sabes lo que significa para mí. Lo era todo. Sniff, sniff. Salud.

Deja un comentario / Leave a comment

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s