Discoplay

En 1983, con 12 años, un amigo de la escuela me recomendó una revistilla en la que vendían discos a domicilio a buen precio. Se llamaba Discoplay -luego BID (Boletín Informativo Discoplay)- y gracias a aquellas páginas estuve bien informado durante los siguientes años de todas las novedades musicales dignas de mención, así como de las discografías completas de los diversos artistas que iban apareciendo por sus páginas.

Comprar un par de discos o tres era todo un ritual, la selección del material (previa señal en el papel), y luego el descarte, y luego la suma de precios hasta hacerte con la oferta de más por menos… Unos cinco años más tarde, al llegar a Barcelona a estudiar y descubrir ese paraiso que eran la calle Tallers y Riera Baixa, el BID se me hizo innecesario.

Ahora leo que han digitalizado su archivo, ¡todas los catálogos desde 1982! y me he emocionado con los recuerdos. Aún tengo en mente portadas como estas, y el estilo de sus páginas interiores. Y lo que aún conservo es ese fervor compulsivo por hacerme con toda la buena música habida y por haber que esté a mi alcance.

12 Comments

  1. jajaja!! y luego, por lo menos en mi caso, y sé que no soy el único, una vez grababa el disco en un cassette, recortaba la portada del discoplay para pegarla en él! qué bonitos quedaban!!!!

  2. Cooooooooño que recuerdos !!!! Yo me pillé muchos discos a través del Discoplay. Uno de los que más me marcó fue el Electric de The Cult. Estuve noches sin dormir esperando este disco hasta que un día volví del instituto y allí estaba el paquete !!!
    Buena entrada Rocks, te felicito.
    Rock on
    Phil

  3. No llegué a comprar nada mediante ella, pero si tuve la oportunidad de tener algunos ejemplares en la mano. Y lo mismo que ha pasado con aquellos Populares1 o Vibraciones, ha pasado con ellos. Acabaron tirados en algún cubo de basura (en aquellos días no habían contenedores de papel….) y como me arrepiento de no haber guardado todo eso. En fin…

    Un saludo.

    (Te he dejado algo en twitter).

  4. juasjuas!! qué recuerdos!!!!! lo de la marca en el papel!!! juaaaaa. Buenísima entrada (me encantan estas más nostálgicas!) ;-))

  5. Grande, grande. Compré muchos discos en Discoplay. Por encima de todos una joya, de cuando Elton John era alguien, que se llamaba Madman Across the Water, y que aún me pone mucho. El “Tiny Dancer” de la película “Almost Famous” es glorioso. Y “Levon” no le va muy detrás.

  6. Discoplay es historia, definitivamente. Yo también recortaba las portadas y las pegaba en K7! Ahora, con esto del internes la cosa ha cambiado muchísimo, pero cierto, qué recuerdos.
    Carlos, no te hacía yo fan de Elton John, pero bueno, ya te veía algo rarito. Pero cierto, en los 70’s, Elton tenía una discografía brutal, también me encanta.
    Gracias por los comentarios

  7. ¡¡Qué decir de DISCOPLAY y su BID!!, yo empecé a comprar de ellos prácticamente desde que comenzaron, incluso en uno de mis viajes a Madrid, me pasé a realizar una compra en la tienda de Gran Vía, así que ya véis.
    He comprado tantas cassettes y hecho lo mismo que vosotros, que aún lo recuerdo como si lo hiciese ahora.
    Lo más bonito que conservo de DISCOPLAY es un diploma que me enviaron por correo reconociéndome como experto musical, y no por ser músico ni catedrático, sinó por la exquisitez en las elecciones en las compras por las que me tenían registrado, y para mí es un privilego ese reconocimiento.

Deja un comentario / Leave a comment

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s