Sábado noche

Justo cuando me decidía a escribir este post me ha venido a la cabeza que Elton John, en sus años de esplendor, cantaba aquello de “saturday night’s alright for fighting”. Y la noche hoy en Barna debe haber sido guerrera.  Dejando aparte el fútbol (el Barça ha empatado y recibirá al Madrid como líder 🙂 ), este sábado 21 debería ser recordado por la oferta de directos coincidentes.

Actuaban hoy Imelda May en Luz de Gas, Quireboys en Apolo 2, Rickie Lee Jones en Bikini y Depeche Mode (creo que con Soulsavers de teloneros) en el Palau Sant Jordi. Si no hubiese habido multitud de conciertos estos últimos meses (he acudido al menos a uno por semana desde finales de septiembre, casi todos en jueves) tal vez me hubiese dado por Depeche, que sin entusiasmar al menos tienen una docena de canciones de la última época bastante buenas.

Pero ante la abundante oferta, ya no del mes, sino del dia, Depeche Mode quedaban forzosamente descartados a las primeras de cambio. La elección entre las otras tres opciones, en cambio parecía a priori más complicada. Rickie Lee Jones no se deja ver demasiado por aquí, de hecho, ni se prodiga mucho discográficamente. Tuve la ocasión de verla hace una década también en la misma sala Bikini y me gustó muchísimo, pero reconozco que no la he seguido demasiado… y deberia remediarlo. Posiblemente sería mi segundo descarte, pero éste ya a mi pesar.

Los Quireboys son, sin dudarlo ni un instante, mis favoritos de toda esta colección de artistas. Desde su debut, ese A Bit of What You Fancy (1990) que es uno de los grandes discos de la historia del rock y que sigue siendo la base de sus conciertos, son uno de esos grupos que jamás falla, y a pesar de que les he visto incontables ocasiones sobre un escenario -siempre ganádose mi respeto y admiración-, volvería a verlos año tras años… salvo que hubiese algo que aún fuese más especial. Este video corresponde a su actuación del pasado año en KGB, sala que aborrezco sobremanera, dicho sea de paso, pero que no consigue estropear un gran show de rock’n’roll.

Por cierto, que según relata el propio Paul Guerin , guitarra del grupo, alguien le robó la otra noche en Gijón: “Tonight’s gig in Gijon is in the very swanky Sala Acapulco… mucho red velvet and mucho red wine, a fine combination. Showtime is 9pm which is very early for a gig in Spain but I’m sure they have their reasons, we only get to play 75 min’s tonight due to some ancient bylaw or something daft like that but never the less another killer show. I’ve just had a “Rebell Yell” Humbucker pick up made for me by Bare Knuckles pick up’s and fitted to my main Les Paul and I’m over the moon with the sound I’m getting from my rig. Griff’s Zematus and my Les Paul sound killer together (yawn..yea I know, I’m sorry, but that was just for the guitar players out there). The Spanish audiences are very passionate which is always fun to play to but I must point out that I have noticed a new rock phenomena creeping into the art of audience participation. Mass air drumming, don’t get me wrong I’m all for it as long as it doesn’t take over and make rock guitar hero worship a thing of the past but I reckon I can sleep easy at night knowing that mass air keyboarding will never raise its ugly head in my lifetime. The low point of the evening was when someone stole my Marshall Guvnor’ pedal and my brass slide during the signing session, Ronnie Wood gave me that slide nearly twenty years ago and some thieving hound thought it was ok to pocket it. If any of our Spanish fans knows who has it I would really like it back. No questions asked”.

Finalmente, me quedaba la joven revelación irlandesa, Imelda May, a quien ya me perdí hace unos meses en su paso por el Primavera Club (era ahí, ¿verdad?) y con su Love Tattoo parece dispuesta a marchar con paso firme a la cabeza del rock’n’roll de corte más clásico. Y posiblemente, por tratarse de artista al inicio de su carrera casi, y en excelente de forma, y naturalmente porque de mis centros de interés este sábado 21 era a la única que no había visto en vivo, mi elección estaba clara.

Así se lo comenté a amigos y familiares… hasta que se lo comenté a mi mujer y me recordó que ella quería ir a Depeche Mode y alguien tenía que quedarse con los niños. Y claro, con el ritmo de directos que he llevado estas últimas semanas, ¿cómo le iba a decir que no?. Así que aquí estoy, posteando un dia de conciertos buenísimos en barna, y a punto de irme a dormir, que se hace tarde. Ya me contarás, si has estado en alguno de los que yo me he perdido.

Deja un comentario / Leave a comment

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s