Estoy de Dylan hasta…

Pasada ya mi fase Tragically Hip, vamos a otra cosa. Bajo titular tan explícito quiero mostrar mi disconformidad con la estupidez de la mayoría de la crítica musical de este país, que parecen unirse para jalear todos a una las bondades de cada nuevo disco de tal o cual artista. Sobre esto, estuve el otro dia, entre copas y cena, comentando los últimos trabajos de Dylan y Springsteen y las alabanzas inmerecidas que reciben.

Es evidente que, por ejemplo, Springsteen ha lanzado un álbum que raya el rídiculo, sonrojante como pocos. El Working on a dream, disco y canción, son sin dudarlo lo peor que ha grabado en su carrera, y sorprende viendo lo bien que se defendió en Magic y las energías renovadas que mostró en su anterior gira. Con este parece querer decir “voy a explotar el tinglado lo que pueda porque la E.Street ya no están para bollos y se me acaba el rollo de masas”.

Lo de Dylan es otra cosa. El hombre lleva 10 años rayando discográficamente a un nivel impresionante. De hecho, yo diría que a finales de los 80’s se empezó a recuperar del bajón facturando varias canciones buenísimas y algunos álbumes dignos de nuevo. La cima de este última época está en mi opinión en Time out of Mind (1997), que situaría entre lo más granado de su discografía justo al nivel de Blonde on blonde, Bring it all back home, Highway 61 o Blood on the tracks. Luego vinieron Love & Theft (2001) y Modern Times (2006), cerrando una presunta trilogía de un nivel excepcional y finalmente (descontando los Bootleg series entregados entre lineas) su última entrega, Together through life.

Ya Modern Times me pareció un disco bueno pero nada espectacular, pero lo de Together es para plantearselo en serio. Es un disco lineal, con Dylan enchufándose y sacando temas como rosquillas y que no transmite absolutamente nada. ¡Claro que cualquiera firmaría por tener un disco así, pero hablamos de Dylan! La ejecución instrumental se le supone, la pericia compositiva se da por hecha y de las letras ya ni hablo porque es un tema muy manido. Por supuesto que Together through life no es un mal disco, en absoluto. Pero no está a la altura, ni de lejos, de ninguno de los anteriores y desde luego, y por tratarse de Dylan, y porque (esta vez sí), no merece tener un disco en las listas de lo mejor del año, me asquea ver tanto seguidismo. Se puede ser ultrafan del tipo (y el colega de copas y cena lo es: lo ha visto en directo unas setenta veces!), o se puede ser un pringado de la prensa musical generalista alabando cualquier disco que una multinacional le ponga por delante. Pero no puedo aceptar esto de la prensa musical seria y con criterio ni de los magníficos bloggers que rondan por aquí.

(uff, qué a gusto me he quedado)

4 Comments

  1. A mí el Dylan clásico me mola. El moderno no coneto.

    Que la crítica no sea tal y solo sean aduladores la preuba la tienes en el otro individuo del que has hablado. Me gusa tan poquito que ni siquiera escribo su nombre. Bueno, ni siquiera me he leído lo que hayas escrito de él. En cuento en negrita he leído Dylan, entonces, sí he empezado a leer.

    Saludos

Deja un comentario / Leave a comment

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s