Un clásico moderno

Cuando en los 90’s el stoner fue la novedad positiva frente al maldito nu en lo que a metal se refiere, Kyuss se alzaron con el trono como reyes del estilo. Su carrera fue breve, tanto que mientras sus dos primeros discos son tremendos, el tercero Circus leaves town ya flojea en mi opinión. Y durante esa breve estancia sobre la faz de la tierra, tuve la oportunida de verlos en vivo, en el Pukkelpop Festival belga, en 1995, y me parecieron un coñazo difícil de aguantar… aunque sus discos me gustaban mucho (de hecho, fueron una parte de mi banda sonora durante la mili).

Pero quién lo hubiera dicho entonces que de ahí surgirían dos tipos cuyas carreras en solitario circularían por sendas separadas pero igualmente interesantes. John Garcia parecía ser el primero en llevarse el gato al agua, con proyectos como Unida o Hermano, hasta que el guitarrista Joshua Homme salió a la luz con Queens of the Stone Age (QOTSA), un buen grupo al principio, una tremenda banda en su constante evolución. Fue ya con Rated R cuando Homme, al frente como vocalista y guitarrista de su nueva banda, empezaría a entregar una sucesión de discos a cada cual más fascinante, dando una vuelta de tuerca al stoner para mezclarlo con el garage -o así me lo ha parecido siempre-. Todo realmente muy personal, videoclips incluidos, y con un directo a prueba de bombas.

Pero hombre de culo inquieto éste Homme, de vez en cuando aparca su banda y se mete en proyectos paralelos capaces de llamar por si solos la atención. Uno, Eagles of Death Metal, rockandroll guarrete de taberna amoldado a los tiempos que corren. El otro, o entre otros, pero de momento el último y más destacable, Them Crooked Vultures. Bajo el nombre de los cuervos deshonestos acompañan a Homme Mr. One-Man-Band Dave Ghrol y John Paul Jones, ex bajista de Zeppelin.

De entrada, ya sólo por el personal involucrado, el proyecto adquiere unas dimensiones estelares. Ghrol es una garantía, sea a la voz, a la guitarra o a la batería y, especialmente, componiendo. Jones ya se ganó el cielo con Led Zeppelin (cualquiera sabe que Page era el líder, pero sin Plant ni Jones ni Bonzo, los Zepp no hubiesen sido lo mismo) pero desde su separación se alejó del mainstream para trabajar en solitario, como productor especialmente. Ahora, los tres juntos, acaban de facturar un clasico moderno, un disco homónimo que huele a Homme por todas partes (y a JP Jones también, pues un cierto aire bluesy recorre la mayor parte de los temas), y en el que parece haber compilado lo mejor de sus años QOTSA. Ni me esforzaré por describir el disco. Eschúchalo. De lo mejor del año, sin duda; ¿de lo mejor de la década?

3 Comments

  1. ja ja ja, ese guiño a sanfreebird con la afirmación de ¿lo mejor de la década?… sin duda, es un discazo de tomo y lomo, no paro de escucharlo. primero me sorprendió, en una segunda y tercera escucha me cansaba en algún momento, y ahora simplemente, tras más escuchas, adoro ese disco. debería estar en mi precipitada lista de lo mejor del año que hice en noviembre.
    abrazotes rocks

Deja un comentario / Leave a comment

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s