The Tragically Hip: El secreto mejor guardado de Canáda

El Ruta66 de febrero, ya a la venta, me publica este artículo. No es que vuelva al periodismo musical, pero valía la pena difundir la grandeza de los Tragically Hip en algún medio de mayor difusión que mi bloc. Salvando alguna licencia que se ha permitido el editor, el texto publicado es como sigue.

THE TRAGICALLY HIP
El secreto mejor guardado de Canadá

Allá por 1998 dedicaba mis ratos libres a la árdua tarea de editar una revistilla musical de distribución gratuita, en la que debíamos cubrir todo tipo de bandas rock –la publicidad manda-  con novedades la mayoría de las veces insustaciales… En una remesa de material Warner le eché el ojo a un digipack de portada ocre epigrafiado bajo el nombre de The Tragically Hip y con el título de Phantom Power.

La hoja promocional destacaba que en su país natal, Canadá, eran grandísimos, y que incluso habían encabezado festivales que contaban con ZZ Top o Sheryl Crow en el cartel. Empezó a sonar el CD, y los acordes de Poets me abrieron los oídos. Un medio tiempo, de sonido saturado, y una riqueza melódica y harmónica que me recordaba a REM, entre otras cosas por el timbre nasal de su vocalista, me enganchó al disco varias semanas, hasta que se fue a la estantería, como ocurre tantas veces. Por las tiendas de Barcelona no encontré material anterior del grupo y, como en aquella época apenas se tenían por internautas los empleados del Pentágono y los informáticos de profesión, me olvidé de aquella banda. Pero Phantom Power fue numero 1 en Canadá y el single Poets alcanzó el puesto 39 en los charts americanos. En todo caso, nada que trascendiese. Pero resulta innegable que, con 23 años de carrera, 14 discos editados, 6 millones de discos vendidos y una veintena de numeros 1 en su país, The Tragically Hip son el secreto mejor guardado de Canadá.

NUEVO ROCK AMERICANO ALTERNATIVO
The Tragically Hip se formaron en Kingston, Ontario, en 1983, como sexteto, con Gordon Downie (voz), Bobby Baker (guitarra), Gordon Sinclair (bajo) y Johnny Fay (batería), a los que se unió un par de años más tarde el también guitarrista Paul Langlois, compañero de instituto de Downie, y David Mannings al saxo, quien dejaría el grupo a los pocos meses, quedando el resto como miembros de la banda hasta la actualidad. De un sketch de titulo Foundation for the Tragically Hip (una parodia sobre  la miseria aspirante al lujo) perteneciente al video-show Elephant Parts de Michael Nesmith (The Monkees), tomaron el nombre para su grupo y, tras currarselo, como es menester, en el circuito de clubs de la zona, la legendaria MCA se fijó en ellos y les ofreció el ansiado contrato. Un primer mini-lp homónimo en 1987 de apenas 25 minutos que tan sólo apunta algun atisbo de chispa (Last American Exit) fue el paso necesario para su primer disco en toda regla, Up to Here (1989). De aquella época, Downie recuerda que “todo nos era nuevo y todo nos era posible. Cualquier aroma de interés o de aprobación se nos convertía en confianza, y todo aquello que no fuera confianza era solamente una bien disfrazada inseguridad. También teníamos, colectivamente, un muy bajo sentido del humor, de modo que convertíamos todas nuestras tristes historias en cuentos de triunfo”.

Emparentados en sus inicios con el Nuevo Rock Americano, aquel estilo influenciado por el punk, el country y el rock americano clásico, bajo el que la crítica agrupó a bandas tan dispares como Green on Red, REM, Del Fuegos o Jason & The Scorchers, por citar algunos, y ya entrados los 90’s con el rock alternativo de las college radios, The Tragically Hip atesoran las virtudes de los mejores: la urgencia de Pearl Jam, el clasicismo de Neil Young, la pasión de Michael Stipe y REM y la fe y la esperanza lírica del gran John Mellencamp. Todo en uno. Algo parecido a los ahora olvidados Live, pero mejor. Y su tercer disco, Road Apples (1991), ya da buena muestra de ello. Producido por Don Smith, el disco es más compacto en su sonido y más rico en matices (el ubiquo Benmont Tench colabora al piano), con las guitarras de Langlois y Baker más sueltas cada una en su línea. Aquel disco les permitió salir para algunas fechas en Europa y Australia, lo cual han seguido haciendo con cuentagotas desde entonces.

El salto a una liga mayor, ya en Estados Unidos, no vendría hasta un par de años después cuando con su cuarto trabajo, Fully Completely, consiguen su primera obra maestra, con varios singles de éxito en Canadá, y con Gord Downie revelándose ya como el centro del grupo y letrista excepcional, poeta y cronista excepcional de la lucha y los sueños de la clase media trabajadora (pescadores, animadoras, camioneros, deportistas) y de la historia y cultura canadienses.

Day for Night (1995), su siguiente trabajo y primero de dos para Atlantic, es para quien suscribe el más lineal y flojo de toda su obra, un paso fallido a pesar de contener favoritas como Grace Too y, sobre todas, Nautical Disaster, un crescendo emotivo con el sonido de las guitarras del Neil Young de Mirrorball y una letra freudiana acerca de un naufragio: “Una tarde cuatro mil hombres murieron en el agua/ mientras quinientos más eran arrastrados/ como parasitos en tu sangre/ Y yo estaba en un balsa salvavidas diseñada tan sólo para diez/ todo allí tan sistematizado como para odiarlo/ Y no valían ni tratos, ni tests, ni amores predestinados/ La selección fue inmediata / la tripulación eligió y a los que se quedaron en el agua tuvimos que arrancarlos de nuestros pantalones/ y nos fuimos a casa”. Y casi de forma inmediata, se publica Trouble at the Henhouse (1996), disco igualmente menor pero que les permite llenar arenas de costa a costa sin haber cosechado algun éxito destacable en las listas o las radiofórmulas americanas. De una de esas noches de gira, en Detroit, graban su primer directo, Live Between Us, demasiado intimista por la selección de temas, con sobreabundancia de su más reciente material y de injusto recuerdo para quien sabe de su directo.

EN CONSTANTE EVOLUCIÓN
Su evolución ha sido coherente y constante. Con cada nuevo disco, y con cada nuevo productor (esta década han grabado a las órdenes del lobo Steve Berlin, Hugh Padham o su colega canadiense Bob Rock), han dado otra vuelta de tuerca a su sonido y a las propias composiciones. Como afirmó Downie al periodista John Kendle, “le estamos echando gasolina al auto para alejarnos más de casa, en un viaje que está totalmente sin definir y que potencialmente no tiene final, que quizá termine en la muerte o con cicatrices… emocionalmente hablando, espiritualmente hablando y filosóficamente hablando”. No en vano, son considerados la banda canadiense por excelencia, tan emblemáticos como el hockey (el deporte favorito del grupo) y fieles a su espíritu de revisión permanente de su propia identidad.

En su segunda etapa, tras el directo, The Tragically Hip han acertado en cada uno de sus discos (excepción hecha del ambicioso Music@Work en 2000, que abre con tema homónimo espectacular pero cae al final en saco roto). Recuperando la frescura de sus inicios en el mencionado Phantom Power, los aclamados In Violet Years (2002) y In Between Evolution (2004), o en su penúltimo World Container, the Hip han conseguido cimentar su reputación a base de lo que se espera de toda banda que se precie: grandes canciones, buenos discos e intensos directos. Participaron en el Woodstock ’99, en el Jubileo de la Reina Isabel II de Inglaterra y en Live Eight, y el 2 de abril de 2005 ingresaron en el Canadian Music Hall of Fame durante la celebración de los premios Juno en Winnipeg, galardones de la música canadiense, de los cuales la banda es poseedora de 14, entre ellos al mejor álbum y al mejor grupo.

A destacar que las inquietudes culturales de Gordon Downie le han llevado a editar un libro de poesía musicado, Coke Machine Glow (2001) y un álbum Battle of the nudes (2003), mientras que, por otra parte, ha participado recientemente como conductor en Waterlife, un documental verde sobre las reservas de agua de los Grandes Lagos.

Uno de los aspectos remarcables del grupo es la lealtad y devoción de sus fans y el trato que a esa legión de HipHeads dispensan, estilo Grateful Dead o Phish. Permiten grabar sus conciertos (chequea www.Hipbase.com, www.Hipfans.com), alteran a discreción el setlist noche tras noche y mantienen una comunicación constante y multimedia con sus fans. De hecho, su web oficial, www.thehip.com, es una de las mejores y más dinámicas páginas web que he visto, cuidando el artwork, la imagen, el contenido y el intercambio con sus fans. En 2005, 150.000 fans seleccionaron online los 35 temas del recopilatorio, Yer Favourites, y también via web con la contribución de sus seguidores, están gestando como work-in-progress una biografía online, The Hip Story Project.

Su último disco, We’re The Same, les trajo hace nada a Europa en una gira de ensueño (de abril a noviembre, 84 canciones distintas en 78 conciertos, siendo menos de 10 las que han interpretado en al menos 50 conciertos y unas 30 las que se han podido escuchar en menos de 10 actuaciones de esta gira; 1893 canciones en total > las estadísticas son del blog tragicallyhiptour) de la que servidor ha sido testimonio. Ante 2000 fans en el Forum londinense, recinto de acogida reciente para Alice in Chains o New York Dolls, los Hip me dejaron perplejo, durante los 130 minutos de vibrante y guitarrera actuación y rendido ante un frontman de registro vocal impresionante y recursos escénicos casi ilimitados. Promotores, the Hip al Azkena ya!


_________________

DISCOGRAFÍA SELECTA
Up to Here (1989). Primer larga duración, con un sonido guitarrero en la onda Scarecrow de John Mellencamp, y muy equilibrado, con once temas –ninguno de relleno- y de los cuales sobresalen ya grandes canciones como When the Weight Comes Down, Blow at High Dough y la premonitoria New Orleans is Sinking, semihit en su momento y que años más tarde sería prohibida en las radios americanas a propósitode la catástrofe del Katrina.

Fully Completely (1993). Bajo el timón de Chris Tsangarides (Thin Lizzy, Killing Joke, Y&T), consiguen aquello tan difícil para muchas bandas que es plasmar en los surcos su sonido de directo, guitarras ásperas y sutiles al tiempo, y temas como el clásico Courage (dedicado al fallecido escritor identintario canadiense Hugh McLennan), Fifty-Mission Cap, Wheat Kings o Pigeon Camera, junto a ese puñetazo en la cara que es Looking for a Place to Happen, devienen al instante clásicos del grupo.

Phantom Power (1998). Su  mayor éxito hasta la fecha, editado por Sire, y considerado también por lo general, su mejor trabajo, el disco más REM de su carrera, combinando sabiamente sonidos eléctricos y acústicos. Poets, Fireworks, Vapour Trails… Imprescindible.

In violet years (2002). El regreso a sus orígenes musicales, con diez años más de experiencia. Rock de telecasters, con lo que sería una cara A rockera y una B de corte  intimista. Produce Hugh Padham (Bowie, Phil Collins, the Police) y nos dejan perlas como Are you Ready, The Darkest One (el video ‘canadiense’, junto a los chicos de la serie televisiva Trailer Park), Leave o Dire Wolf. Uno de esos discos que gana con cada escucha.

In betwen the Evolution (2004). Su tercera cima creativa, su trabajo musicalmente más variado y con algunas de sus canciones más radio-friendly, como Makeshift We Are, Summer is Killing Us y Vaccinaton Scar, superhit con el slide más resultón de los últimos tiempos. Produce esta vez Adam Kasper (Pearl Jam, Soundgarden, Foo Fighters).

We’re The Same (2009). Su último y excepcional disco, bajo la batuta de Bob Rock (Metallica, Bon Jovi, The Cult, Motley Crue), es el más convencional y rootsy que jamás han grabado, con Downie aterciopelando su voz en maravillas como Honey Please, Last Recluse o los nueve minutos de The Depression Suite. Si con este no venden, con nada lo harán.

* Si se te pasó, te recuerdo que colgué una recopilación de Tragically Hip: Long way to ARF, aún descargable (si no, dimelo y lo arreglo)

Deja un comentario / Leave a comment

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s