Don’t stop believin’ (de Sopranos a Glee)

Ahora que la serie televisiva Glee la ha revitalizado, no está mal recordar la mejor canción de la historia del AOR: Don’t stop believin’ de Journey (del álbum Escape, 1981)

Just a small town girl
Livin’ in a lonely world
She took the midnight train goin’ anywhere

Just a city boy
Born and raised in south Detroit
He took the midnight train goin’ anywhere

A singer in a smoky room
A smell of wine and cheap perfume
For a smile they can share the night
It goes on and on and on and on

Strangers waiting
Up and down the boulevard
Their shadows searching in the night
Streetlight people
Living just to find emotion
Hiding somewhere in the night

Working hard to get my fill
Everybody wants a thrill
Payin’ anything to roll the dice just one more time

Some will win, some will lose
Some were born to sing the blues
Oh, the movie never ends
It goes on and on and on and on

Strangers waiting
Up and down the boulevard
Their shadows searching in the night
Streetlight people
Living just to find emotion
Hiding somewhere in the night

Don’t stop believin’
Hold on to that feelin’
Streetlight people

Don’t stop believin’
Hold on
Streetlight people

Don’t stop believin’
Hold on to that feelin’
Streetlight people

No haría ni falta recordar que Don’t stop believin’ es también el tema que suena de fondo en la escena final de la mejor serie de todos los tiempos, Los Soprano, y que increíblemente me dejó de piedra: estoy en el bando de seguidores de la serie que no entendió a David Chase en esos minutos finales.

La mencionada Glee es una especia de High School Musical con mala leche, sobre un grupo de estudiantes paletos intentando triunfar en el club musical del instituto. No es imprescindible, pero incluso un rocknrollmotherfuckero lector de este blog puede hincarle el diente sin avergonzarse de ello… aunque te lo contarán mejor y con más pasión en By The Way, seguro.

El fenómeno Glee se ha hecho tan grande que las nuevas generaciones deben creeer que Don’t stop believin’ es tema original de la serie, aunque cuanto menos ha incentivado la venta. La versión de la serie del Don’t stop believin’ había conseguido ya en octubre pasado 500.000 descargas digitales legales y entre el resto de canciones de la banda sonora, más de dos millones. Por no mencionar que se realizaron multitud de castings de la serie de los cuales puedes dar buena cuenta en la red. Este me gusta mucho 😉

En Madrid, hace unas semanas, la cadena Neox organizó una flashmob (improvisación multitudinaria en un espacio público) para publicitar el evento

Bueno, pues esto es Glee:

Volviendo a Journey, la verdad es que han sido y son un grupazo, con unos músicos excepcionales, pero con una imagen bastante deplorable. Supongo que el hecho de ser una banda de los 70’s les evitó el suplicio de tener que maquillar su imagen para vender en la MTV ochentera, porque de otra forma, dudo que se hubiesen convertido en una de las bandas más vendedoras de la historia (47 millones de unidades despachadas, según RIAA).  Fíjate en el propio video de Don’t stop believin’, la madalena del guitarrista Neal Schon es impresionante… aunque para cutre-video con lamentable look el de Separate Ways, de Frontiers (1983)

Surfeando por YouTube he encontrado un remake de este video (¿a quién se le ocurre re-filmar videos?) y resulta aún peor: el pelucon del Steve Perry de turno es para mear y no echar gota 🙂

Valga este recuerdo para Steve Perry, segundo vocalista de la banda, pero a fin de cuentas, EL CANTANTE de Journey a todos los efectos. Entró en la banda para su cuarto disco, Infinity, y estuvo en ella de 1978 a 1987 y su estilo, echando el corazón en cada nota, es inigualable. ¿Por qué dejó el grupo, en plena carrera de éxitos? Lo cuenta en una entrevista de 1995 a Faces Magazine:

Faces: So where did you disappear to?

Steve Perry: Oh, a lot of places. You know, what happened was I was in Journey for ten years and I just had to stop because we worked hard. And a lot of things in my life towards the last two-three years changed-relationships, family members had passed, things were changing fast, and I didn’t want to be a rock-and-roll casualty. I just had to jump off, and there’s no easy way to do it without being looked at as a deserter. The fact is after ten years, how much more could I give? I just had to stop, and I did. The first year or so I didn’t listen to music, I didn’t write music, and I didn’t sing anything because I just didn’t have anything to sing about. I just hung out with my friends and tried to re-enter my life again. And at times it felt like I was re-entering the earth’s atmosphere because I didn’t realize how high we were. (pauses) After two years went by, I finally started to write music again. I recorded music and years went by and I just had to stay away. I just didn’t know if emotionally, I had a place in any of this that was going on. I finally realized that I am what I am, and went back to what I am, and didn’t let anything steer me off who and what I am. That’s what finally made me make the record.

Faces: Do you remember the day that you left Journey?

Steve Perry: Oh yes. Very well. I made the decision probably somewhere in the middle of that tour that I didn’t think that I would want to continue after that tour ended in Anchorage, Alaska on February 1, 1987. I knew that I just had to stop. Making that last record Raised On Radio my mother died. Before that Sherrie and I had completely exploded. My life changed real quick. I knew I had to stop. It was just time.

No he visto jamás a Journey en vivo aunque me hubiese gustado haber estado en el Kobetasonic del pasado año presenciando su actuación: ese himno cantado por el actual vocalista Arnel Pineda debía ser emocionante.

7 Comments

  1. No me gusta demasiado el AOR. De hecho el único grupo al que respeto de ese género es BOSTON. Pero es que veo en ellos algo más que música comercial y dulzona para adultos, quizás la estupendas guitarras de Tom Scholtz tengan la culpa. JOURNEY también son de los que, en mi opinión, se salvan. Caniones memorables, como al que citas, tienen la culpa. Un saludo.

  2. “Don’t Stop Believing”, JOURNEY… estamos hablando de uno de los mejores temas y una de las mejores bandas de AOR.
    Y Steve Perry es un dios de cantante.
    Eso sí, no veo esos cutre-looks que tú ves. Lo de los peinados rockeros daría que hablar, pero de JOURNEY no me molesta ninguno. El de Mick Taylor en el show de Hyde Park del 69 o alguno mío son algunos cutre-looks que se me ocurren, jajaja.
    Venga, saludos!

  3. No he visto esa serie, Glee, ni creo que la vea, pero si en el primer trailer me llamó la atención que utilizasen un tema de JOurney, veo que en el segundo vuelven a repetir. En fin…un saludo

  4. Yo tampoco soy fan de Journey, pero además soy malo, malísimo y te digo: prefiero el remake al original!!! jajajajaja

    Y recuerda lo que decían Rose Tattoo:
    nice boys don´t play Rock´n´Roll!!

    jajajaja

Deja un comentario / Leave a comment

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s