To back in the saddle… or not?

Empezando por el final de la semana recién finalizada, Aerosmith se llevan el protagonismo. Grupo mítico venido a menos (…o no?), los de Boston son posiblemente el grupo más contestado de los últimos años (¿Guns n’Roses aparte?), al menos en el entorno rockero –ya que han conseguido una nueva base de seguidores incondicionales–. Precisamente, hace un par de meses, el amigo Jordi Sanchez-Crespo discutía con otros colegas routiers sobre la necesidad de seguir apostando o no por Aerosmith. Y él, debía ser el único que sí lo hacía. Pero leyendo su crónica del concierto de anoche, ya se debe estar arrepintiendo.

Yo por el contrario, soy de opinión contraria y no me los acabo de cargar, aunque su material reciente no me interese en absoluto. También un gran fan de Aerosmith desde que los descubrí con Permanent Vacation (1987), no me he perdido ninguna de las 3 actuaciones que Tyler, Perry & Co. han dado desde entonces en Barna. La primera, en la gira de Get a Grip (1993), con Mr. Big de teloneros, fue lógicamente excepcional. Un grupo en estado de gracia, con tres grandísimos discos recientes a sus espaldas (entonces, aún la mayoría tenía una buena opinión de Get a Grip… que yo aún conservo). La última, en 1999, presentando uno disco ya malo y con Black Crowes de teloneros en un  Palau Sant Jordi a media entrada; un fiasco, vamos, y eso que  los  Crowes, que tampoco estaban en su mejor momento, se comieron vivos a sus mentores en aquella cita.

Desde entonces, apenas he vuelto a ponerme un disco de Aerosmith, aunque cuando ocasionalmente he recuperado los clásicos, he recuperado la fe. Y así es que cuando se anunció su show único en España, no dudé ni por un momento en comprar entrada. Como hacía pocos dias que se anunciaba que Tyler dejaba el grupo, pensé que -desmentida la noticia… recuerda que intercambié twitts con Joe Perry, aún alucino!- ésta sería la última ocasión de verlos en vivo, al menos con formación original. Y visto lo de anoche, creo que así será.

De entrada, confirmo que a mi me gustó lo que vi. Estaba a unos 15 metros del escenario, o sea que tenía buena visión. El sonido desde ahí fue bastante bueno, y ver a Tyler y Perry de cerca en acción (en el 93 estaba aún más cerca) siempre es un espectáculo. El inicio fue para caerse de culo y me las prometía muy felices: Love in an elevator y Back in the saddle de un tirón, un subidón.

Llevaba dias con Back in the saddle en el cerebro, tras escucharla de intro en los conciertos de Cinderella y Kiss, y me retorcía pensando en si iban o no a tocarla en vivo sus autores.Y lo hicieron. Fue una de las entradas más mágicas que recuerdo en tiempo. Pero en seguida se chafó la fiesta. Falling in love dio inicio a casi una hora de show que me enfrió demasiado (sólo salvada por Eat the rich y  Cryin’… ¡sí!, me gusta la canción!). Aunque la mayoría de la gente pensaba lo contrario. Porquerías como Pink o Jaded fueron coreadas por el público que me rodeaba como si les fuera la vida en ello y disfrutaron más con el material de la última época que con la parte final del show, cuyo set principal finalizó con una brutal Draw the line.

Durante algunos momentos se percibió el mal rollo existente entre Steven Tyler y Joe Perry, especialmente cuando finalizando un tema, Tyler golpeó con el pie de micro en el pecho del guitarrista y éste le dijo de todo y se marchó cabreado hacia el fondo del escenario. Tyler, viendo que la había cagado, se acercó un par de veces durante los siguientes minutos a recuperar la sintonia, pero Perry no estaba por la labor. Estoy seguro, no obstante, que gran parte del público ni se fijó en esos detalles, ya que ambos son auténticos magos de la escena, y dominan a la perfección las poses y la posición en el escenario, especialmente cuando se lucían sobre la pasarela central, juntos o revueltos. Por cierto, que Perry cada dia recuerda más físicamente a Keith Richards, al de los 80’s, con corte de pelo y algun mechón blanco, y camisas largas ondeando. En fin, dos hachas.

Luego, los bises, con Dream On y dos killers seguidas: Walk this way y Toys in the attic. Ufff!, si todo  hubiese sido como el principio y el final, otro gallo cantaría. Demostraron un dominio de las tablas brutal, una potencia instrumental como banda para asustar a los mismísimos Stones, y tienen un cancionero que a base de hits es imparable… Aunque si eliminasen el material post 1995 lo  de ayer hubiese sido arrollador. Por mi parte, me dispongo a recuperar todo el material de Aerosmith de mis estanterías y a disfrutarlo, pensando que esta ha sido posiblemente mi última vez en comunión escénica con los Toxic  Twins.

Ojedando los videos anteriores, dime si aunque sólo por esos minutos, no valió la pena acudir al St. Jordi.

Setlist:

Love in an Elevator
Back in the Saddle
Falling in love (is hard on the kness)
Eat the rich
Pink
Living on the Edge
What it takes
Jaded
Rag Doll
Crying
Drum Solo
Mama Kin
Stop Messin Around
I don’t want to miss a thing
Sweet Emotion
Baby please don’t go
Draw the line
_____
Dream On
Walk This Way
Toys in the Attic

10 Comments

  1. Se agradece la cita Félix. Yo vi un concierto distinto, ya lo habrás leído, me dejaron indiferente y eso, que les amo como tu, pero yo, de momento y hasta que no se me pase, estaré una buena temporada sin tocar sus discos.
    un abrazo crack

  2. ¡Eh! Nine Lives no está nada mal, tiene temas estupendos aunque Pink es basura. La peor canción del disco.
    Sí de acuerdo contigo que, aun sin llegar a los niveles de la Santísisma Trinidad (Toys/Rocks/Draw) la trilogía Permanent Vacation/Pump/Get A Grip es muy muy muy grande.
    Lamento lo que dices sobre que probablemente sea la última vez que los veas aunque es algo que todos nos tememos. De hecho yo no he hecho ni el más mínimo esfuerzo por ir a Barcelona (mientras que en el 93, con 20 años y estudiante pobre a San Sebastian que me fui sin pensarlo)
    Al menos has visto el canto del cisne.
    Baci e abbracci

  3. Estoy contigo, el inicio y el final fueron tremendos y yo tambien me di cuenta de que Tyler y Perry ya no se “llevan”, pese al paripe final con abrazitos incluidos entre todos.
    Por lo que veo esta vez yo estaba más cerca, donde en KISS más o menos, saludos man.

  4. Yo he podido ver a Aerosmith en Sweden Rock (¡fabulosos!) y hace unos días en Graspop (¡más fabulosos aún!) teniendo en cuenta su edad. El set list, muy parecido al de Barcelona y bueno… yo no esperaba mucho, pero me sorperendieron muy gratamente. Igual no es la ultima gira…

  5. Es lo que hay. Son un grupo mainstream que hace miles de años era rockero. También se cierto que después de nuestro fin de semana (KISS+KISS+ Chris Isaak) cualquier cosa habría sido poco.

    ¿nadie dice nada de lo abuelete que está Brad Whitford?
    En fin, que no hubiesen vendido ni un disco después de Get a grip podríamos reivindicar a otros Aerosmith…pero es que las ventas de fueron un crescendo del Permanent Vacation al Get a grip así que ellos tienen distorsionada su propia trayectoria…

    Repito: es lo que hay.

    Cuídate que mañana hay más.

  6. SanFree: te arrepentirás de no poner música de Aerosmith durante un tiempo. Yo incluso el lunes me fui a pillar un recopilatorio que no tenía, el Young Lust, con rarezas y mucho de Pump y PErmanent

    RnR outlaw: Eso pensé yo con la intro de Rainy Day, qué tema!

    Madame: a lo mejor retiro lo dicho y si vuelven, yo repito

    Ofersan: pues lo debías pasar incluso mejor que yo, porque de cerca son un espectáculo

    Mariano: mi sensación es parecida, no esperaba mucho y la balanza de lo visto es más positiva que negativa. Qué tal el Sweden? ahora entro en el bloc, a ver qué cuentas

    L’Esbarzer: ¿pero te gustó o no? Mañana me lo cuentas

  7. Es la primera vez que los veo y sin duda es el mejor concierto en el que he estado. Es cierto que sobraron unos temas (especialmente I Don´t Want To…) y faltaron otros, pero es lo que pide la mayor parte del público.

    Lo que me sorprendió, como a muchos de aquí por lo que veo, es que con los temas de los 70 el Palau se quedaba en blanco. Si lo percibimos nosotros, ellos también lo hacen y por ello los conciertos europeos no tienen nada que ver con los americanos, donde sale a escena un Aerosmith más clásico. No me los imagino tocando aquí Rattlesnake Shake.

    Sobre la parafernalia, sinceramente si el grupo es bueno como es el caso, lo prefiero así: una pantalla gigante y punto. No fuí a ver a Kiss, pero la escena que he visto con Kiss iniciando el concierto sobre la plataforma, en mi opinión está un poco desfasada.

  8. A mi me encantaron. Disfruté muchísimo y pienso repetir si se da la oportunidad. Es evidente que ya no son la banda que eran antes pero con la edad que tienen pueden presumir de patearle el culo a un gran porcentaje de bandas y de tener un repertoio impresionante.

    Un saludo.

Deja un comentario / Leave a comment

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s