Ejecutivos y bebés

De hecho, el titular no habla de bebés sino de niños pequeños. Un artículo de Lucy Kellaway publicado hoy en Expansion -cortesía de Financial Times- bajo el título “Por qué los ejecutivos son como niños pequeños” establece una semejanza entre las características de los niños y las virtudes (o algunas de ellas) que hacen grande a un ejecutivo. Algunas de las que resumen son:

• Los niños pequeños rebosan energía y entusiasmo. No se puede convencer a un niño que quiere algo y va a por ello al 100%.

• Los niños pequeños asumen riesgos por naturaleza. Se suben al pasamanos sin ningún miedo.

• Los niños pequeños son insistentes. Cuando se les dice que no pinten en un DVD, esperarán unos minutos y después volverán a hacerlo.

• Los niños son preguntones. No se conformarán con la respuesta típica y seguirán preguntando: “¿Por qué?”.

• Los niños pequeños son creativos. Sus garabatos en paredes y sofás traicionan su imaginación.

• Los niños pequeños tienen un gran don de gentes. Pueden ablandar el corazón más duro a base de abrazos y besos.

Pero el conjunto del texto da algunas ideas más. Puedes leer el artículo completo aquí.

1 Comment

Deja un comentario / Leave a comment

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s