Iron Maiden, The Final Frontier (2010)

Tras tres semanas de escuchar con asiduidad el último trabajo de la banda heavy por excelencia, me siento ya en condiciones de escribir mi opinión sobre el disco. A modo de titular: The Final Frontier (2010)  es realmente bueno. No es ninguna obra maestra pero si una vuelta de tuerca al sonido clásico de Iron Maiden, claramente superior a los fallidos Dance of Death (2003) y A Matter of Life & Death (2006), que los confirma en la cima del metal.

Confieso que la primera escucha fue desalentadora como en los últimos discos. Una intro peñazo donde las haya (Satellite 15) de cuatro minutos empezó por mosquearme, hasta que enseguida llegó un gran tema título, ideal en directo, The Final Frontier, que con las escuchas me sigue pareciendo de gran nivel. Pero a partir de ahí, la cosa fue cayendo por momentos. Me sonaba todo repetitivo, denso, falto de melodía… Hasta que llegó el último tema del disco y se me abrieron los oídos y la mente. Porque When the Wild Wind Blows, la canción de más largo minutaje del disco, casi 11, sitúa el nivel donde lo dejaron en Brave New World, el magnífico disco de regreso con Bruce Dickinson y Adrian Smith. Un tema de Steve Harris, el único que firma en solitario, y que ensayaron por primera vez una vez estaban ya en el estudio. Según he leído,  está basado en la novela  homónima del autor Raymond Briggs sobre la vida post-nuclear (¿algo así como The Road?), de aires gaélicos, cuya intro ya presagia las palmas del público cuando la interpreten en directo y que pueden convertir Wind en el nuevo Fear of the Dark.

Total, que al acabar el tema me quedo con ganas de más y vuelvo al principio. Por supuesto lo escucho en el coche o en ipod con auriculares, que es como mejor se aprecian los detalles. Y así, sin prisa pero sin pausa, el disco me va entrando. Leo críticas sobre lo progresivos que se han vuelto, y algo de eso hay, pero Maiden distan mucho de ser un grupo de metal progresivo a lo Dream Theater, por ejemplo. Tienen estructuras muy similares en todos sus temas, los cambios de tempo acostumbran a variar sobre la misma melodía y harmonias y aunque son -sin discusión- buenos músicos, no son virtuosos de sus intrumentos. Que el minutaje sea largo, tampoco es sintomático de nada, simplemente de recrearse en el desarrollo de la canción, pero no existen elementos que rompan las canciones de forma clara mientras se ejecutan. Cierto que el tema más largo que jamás han grabado es Rime of the Ancient Mariner (del lejano 1985) y desde entonces se han recreado en cada disco con canciones largas (últimamente, más de la cuenta y además bastante flojas), pero no olvidemos que ya en su primer disco, Phantom of the Opera (1980) sobrepasaba los 7 minutos y entonces parecía una eternidad.

Como siempre -y digo S-I-E-M-P-R-E-, Iron Maiden han pecado de cierta irregularidad en sus discos (salvo The Number of the Beast, Somewhere in Time y Seventh Son, la mayoría de sus discos tienen entre 2 y 3 temas de relleno, más o menos acertados según la ocasión, y este The Final Frontier no es una excepción. Empezando por el single (y esto sí es extraño, el nivel de los singles ha sido siempre alto), Eldorado, una canción poco trabajada que parece un mero compromiso en comparación con el resto de canciones, con un coro remarcable aunque poco en sintonía. Éste aparte, The Man Who Would Be King (Dave Murray nunca ha aportado demasiado a la composición) y la sobrevalorada The Talisman no es que sean malas (The Talisman es muy buena y muy mala a la vez), pero se pierden en el desarrollo sin que se adivine hacia donde quieren llevar el tema. Mención aparte es Mothers of Mercy, la tercera del disco, que todas las críticas que he leído han remarcado entre lo mejor de este Frontier, y sin embargo a mi no me acaba de convencer.

Pero lo bueno, lo que justifica que te compres el disco (SanfreeBird, no lo dudes, ve a por él e intenta saldar tu deuda con ellos en directo en esta próxima gira), aparte de las citadas When the Wild Wild Blows y el tema título, son The Alchemist, un single claro de menos de 5 minutos, con cuatro cambios todos ellos acertados y que recuerda la espectacular Aces High (por debajo, eso sí); Isle of Avalon, larga -tal vez demasiado en su tramo final-, Starblind, con típica intro lenta y una progresión a riff contundente de la época Piece of Mind (1983) con melodía sabor al material de Seventh Son (1988), por tanto, con regusto a clásico cortesía de Adrian Smith; y Coming Home, medio tiempo claro de Bruce Dickinson con bonitas guitarras limpias sobreproducidas y buena estructura con magnífico solo casi al final de esos para escuchar una y otra vez.

No puedo acabar sin algunos comentarios adicionales. Desde su vuelta con Brave New World y con Kevin Shirley a la producción, Maiden han encontrado un sonido característico y actual a la par que clásico. Suenan la tripletas de Harris al bajo y las guitarras de Murray, Smith y Gers y, con independencia del estilo de la canción, el sonido del grupo es reconocible 100%. Por otro lado, Bruce Dickinson, 52 años ya, canta como nunca, sigue bordando interpretación tras interpretación y demuestra que su vuelta al grupo es una de las claves de que Iron Maiden, lejos de caer en la serie B del género como tantas otras bandas, no hayan parado de crecer en popularidad y notoriedad: tienen más fans que nunca (a la primera generación -entre la que me encuentro- se suman las nuevas), llenan recintos más grandes que incluso en su época clásica (85-88), han conseguido ser número 1 en casi todo el mundo occidental y ya con Flight 666 consiguieron ultrapasar las barreras del género, situándose en la liga del rock duro en general, allí donde estan AC/DC, por encima de la etiqueta heavy metal. Otra de las claves es, por supuesto, el retorno también junto a Dickinson de Adrian Smith; no sólo en la ejecución de guitarras, precisas y melódicas (Jannick Gers aporta vitalidad desbordante, pero es incapaz de tocar una nota con precisión y sentimiento), sino en la composición. Sobre Steve Harris… lo dejo para otro post, que lo merece.

Como colofón a este comentario de The Final Frontier, recomiendo una lectura al diario de Kevin Shirley sobre la grabación del disco. Entre las curiosidades, puedes leer las diferencias de criterio entre Harris y Smith sobre el sonido de las guitarras. Harris quería un sonido más crudo y el guitarrista quería más reverb, para darle un sonido más ampuloso. Como apunta Shirley, dos visiones distintas, ambas correctas. El punto medio es la solución.

Huelga decir que soy fan de Iron Maiden desde los doce años, han sido el grupo por el que estoy metido en esto del rock y, graben material de primera o menor, ahí estaré para contribuir a la causa. Si encima el disco es bueno, como es el caso, y puedo resarcirme de los dos fiascos anteriores, redondeamos la jugada.

7 Comments

  1. Bueno, me ha gustado ver la mención a The Alchemist. Ya te comenté en su día que este tema era directo, y muy bueno. Coincido contigo y con la opinión mayoritaria en lo de “Intro-peñazo”, pero eso lo compensan con creces con el tema encargado de cerrar el disco, el When the Wild Wind Blows, una autentica joya.

    Eso si, discrepo totalmente con The Talisman, ya lo comenté en su día, me parece una autentica joya, aunque todo es cuestión de gustos.

    ” Mas de dos minutos son los que necesita Dickinson, en una de sus habituales introducciones vocales, en adentrarnos en el tema. Otra vez nueve minutos , que al igual que sucedía en Moster of Mercy no son nuevos. pero que 9 minutos!!!!! Nueve minutos en los que no puedes abstraerte ni un solo segundo. Nueve minutos mágicos. Nueve minutos en los que la cadencia rítmica, la voz de Bruce y donde una “mas que conocida melodía”, nos llevará directamente mas allá de esas colinas donde hace años decidimos huir. Esas colinas donde Iron Maiden son los amos y señores.” Ya ves, así hablaba yo de The Talisman…. ja, ja…

    Bueno, me alegro de leer tus sensaciones sobre el disco.

    Un saludo.

  2. Estupenda disección del disco Félix. Todavía no lo he escuchado, este fin de semana le voy a dedicar tiempo. Y…Yo también inclúiria Killers entre sus obras redondas. Saludos.

    1. gRacias Manel. Killer No! Se supone que los fans clásicos lo adoran, pero es el más flojo y con diferencia de la época clásica. Killers, Drifter y poco más salvan el disco. No me extraña que echasen a DiAnno. 😉

  3. Coincido contigo en muchas cosas. Mi opiníón es también positiva. El Dorado es una mala canción, funciona en directo, pero tienes toda la razón, parece poco trabajada. Y Mother of mercy directamente es horrenda y pesada. Lo demás, fantástico en muchos momentos: The final frontier, coming home… Yo lo situaría por detrás de Dance of Death, para mi el mejro disco desde que volvió Bruce. En todo caso, disco para saborear durante un largo periodo de tiempo.

    ¡Saludos!

  4. Jo encara estic en la fase de reescoltar-lo unes quantes vegades més. Em sembla un bon disc justament perquè en una primera audició em va semblar avorrit i poc sorprenent. I a mesura que el vaig escoltant em va entrant (i no per la intro, que coincideixo que és avorrida de collons!). A mi m’agrada Alchemist, Talisman i When the wild wind blows. Mother of Mercy no em sembla dolenta – justeta -. Sigui com sigui he de continuar escoltant-lo perquè crec que el millor d’aquest disc és que a mesura que vas entrant-hi vas descobrint-hi coses noves. Maiden és per a mi l’entrada al món del Heavy Metal a principis dels vuitanta, amb 12-13 anyets. Però t’he de dir que més que els discos d’estudi a mi m’agraden els discos en directe, els DVD’s i naturalment tots els shows. Com a discos d’estudi jo em quedo amb Somewhere in Time – amb la gran Alexander The Great-, Powerslave, Piece of Mind i Seventh Son of a Seventh Son. En fin, quin rollu que he clavat aquí.
    PD: A veure si escrius alguna cosa algun dia sobre Ryan Adams. Tant desconegut aquí, tant prolífic i alhora tant genial!

Deja un comentario / Leave a comment

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s