Foo’s for Life

A estas alturas no vamos a descubrir el talento de Dave Grohl, líder de una de las mejores bandas surgidas de los últimos coletazos del rock alternativo de los 90’s.

Si en Scream y Nirvana ya demostró su habilidad con las baquetas, desde hace más de una década Grohl comanda a los Foo Fighters con inusitada habilidad para componer, cantar, tocar la guitarra y actuar en todo tipo de papel que el videoclip de turno requiera. Así, con estilo propio y alejado del rebufo de Nirvana, Grohl ya demostró en demos varias mientras formaba parte de la archifamosa banda de Cobain que su talento daba para mucho más que para cubrir las espaldas al creador de Smells like teen spirit.

Recuerdo cuando casi sin esperarlo, a los pocos meses de la muerte de Kurt Cobain, César Martin me ofreció el primer trabajo de los Foo Fighters para comentarlo en Popular1, a mediados de 1995. Ya de buenas a primeras me causó un impacto profundo. This is a Call era un cóctel perfecto de guitarras poderosas, energía rebosante y melodías tarareables, aquello que para mi define el rock, y lo que seguía después estaba casi al nivel. Aquel tipo, Grohl, era mejor de lo que parecía, pues encima se encargó prácticamente él solito de grabar todas las pistas. El debut de los Foo Fighters fue Disco del Mes en el Popu y pude verlo a la banda un par de veces en aquella gira, con actuaciones magníficas.

Tras aquello, y tras años de seguir la pista del grupo, sigo pensando que no han conseguido superar aquél pelotazo inicial. De hecho, en mi opinión, el disco de Them Crooked Vultures es lo mejor que ha grabado Grohl en los últimos años. O lo era, hasta la fecha. Tres escuchas me han bastado para poder afirmar que Wasting Light está a la altura de su debut. Tiene todo lo de aquel, pero con la madurez de 15 años de carrera. Y con la mejor formación de los Foo conocida, con Pat Smear de vuelta a las guitarras para dar poderío junto a Chris Schiflett a esa base rítmica sensacional que forman Taylor Hawkins y Nate Mendel, y con Butch Vig a los mandos; por tanto, tres guitarras a ensamblar para Butch Vig, el genio tras la producción de Nevermind.

Por todo ello, porque el disco tiene un sonido excepcionalmente grandioso, y sobre todo porque la colección de temas publicados, trece en total, no tiene desperdicio, no me importaría tirarme a la piscina y afirmar que Wasting Light podría ser el disco del año. De momento, crítica y público andan de la mano, y los Foo Fighters están barriendo las listas en medio mundo, con numeros 1 en  USA y Canadá, UK, todo el norte de Europa y Oceanía. Mi tema favorito, de momento, Dear Rosemary. Pero lo dicho: son todos a cada cual mejor.

Estas imágenes de su actuación en el Live on Letterman, más un último video de 50 minutos de presentación de su gira, pueden atestiguar el estado de forma del grupo. Otro pedazo de set eléctrico, como si de los Beatles del siglo XXI se tratara.

3 Comments

  1. Coincido con tu visión del disco, aunque a mí no me parece tan-tan bueno. Me gusta, cada vez más, y admiro a Dave Grohl por toda su carrera, por llevar ya veinte años ahí arriba siempre fiel a su estilo, pero, uf, tanto como su mejor disco junto al primero… En cualquier caso, de lo mejor del año.

  2. siempre me han gustado estos tíos. la mezcla de furia y melodía de Grhol me gusta mucho. Los vi en Razzmatazz hace bastantes años e íban un tanto pasados. Me gustaría verlos en esta gira pero a Madrid no iré.
    saludos

Deja un comentario / Leave a comment

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s