Epitaph Tour

Cuando se anunció el Epitaph Tour, la gira de despedida de Judas Priest, no dudé en comprar entrada. No sólo porque parecía ser la última ocasión de ver a una de las bandas más grandes del heavy metal, sino porque lo hacían con la formación clásica y con un previsible greatest hits. Además, el cartel era nostálgico, con Motorhead y Saxon acompañando al sacerdote.

Pero a las semanas del anuncio, la banda comunica que uno de sus guitarristas, KK Downing, abandona el barco y que, no es que Judas sólo iban a apartarse de las giras mundiales, no de los escenarios. ¡Menudo bluff!. Me planteé vender la entrada, para que voy a negarlo, especialmente por el hecho de que la pareja mítica de guitarristas (Tipton-Downing) no estaría completa. Pero al final, las ganas de metal pudieron conmigo y allí estuve. Y como no podía ser de otra forma, disfruté mucho. El nuevo guitarrista, joven clono de KK, Richie Faulkner, se gana bien el puesto y el setlist, aunque siempre faltan cosas (más temas de Defenders of the faith o Turbo, por ejemplo) es aplastante. Y a Rob Halford lo vi con más garganta que en las últimas ocasiones. Algunas imágenes.

Por otra parte, ahí va un video del debut de Richie Faulkner con Judas… en el American Idol televisivo.

6 Comments

  1. Gran noche de Metal.
    Bien SAXON. No los había visto hasta ayer y me hicieron pasar un buen rato intercalando temas de lo mejor de su carrera con otros de su último álbum (la canción “Call To Arms” es para mi gusto un nuevo clásico ya). Es una banda que llevan años juntos y que, pese a no volverme loco, cumplen perfectamente. Sobró el solo de batería, pero en fin, una hora entretenida.
    Luego llegó el turno de MOTÖRHEAD, que salieron a patearnos el culo durante una hora y diez minutos con ese Rock ‘N’ Roll veloz, duro y directo. Quien los haya visto anteriormente ya sabe de qué va la cosa. MOTÖRHEAD: ruidosos, excitantes e inmortales. El solo de Mikkey Dee, esta vez sí, estuvo interesante, tenía sentido… no como la mayoría. Son unas máquinas de rockanrolear.
    Y JUDAS PRIEST… dos horas y cuarto de clásicos (podrían haberse seleccionado mejor, claro está), espectáculo, sudor (¿cómo pueden aguantar tanto algunos de ellos enfundados con esas vestimentas con tanto calor?)… Halford bastante bien de voz, al nuevo guitarrista cuesta asimilarlo pero no desentona demasiado (pero sigo echando de menos a Downing). No me gustó mucho que tocaran bastantes canciones alargándolas como si fueran las últimas, pero bueno, en general disfruté mucho.
    Un placer volver a verte, Félix.

    1. tienes razón, son pocos los shows de metal vintage que vemos por aquí. En Madrid ven algo más, pero aquí en Barcelona la cosa está mal. Los unicos metalfest de nivel que se ven son los de Judas. Maiden ni vienen últimamente, y el Sonisphere tuvo una primera y única edición, y luego se lo llevaron a Madrid. Así está el patio.

    1. es que con la colección de clásicos que escuchamos no es para menos: Crusader, Princess of the night, Wheels of steel, Killed by death, Ace of spades, Overkill, Electric eye, Breakin’ the law, Sentinel… Realmente, visto así, incluso la noche fue aún mejor. Saludos

Deja un comentario / Leave a comment

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s