To kill a Mockingbird

 Cada vez que escucho la palabra inglesa mockingbird no puedo evitar pensar en la magnífica película antiapartheid que protagonizó a principios de los años 60 Gregory Peck metido en el papel del abogado Atticus Finch, defensor de un negro acusado de violar a una blanca. En concreto, To kill a mockingbird (Matar a un ruiseñor), se titula el film. Y tras escuchar unas cuantas veces el nuevo disco de una mis bandas de cabecera de los últimos quince años, esto de To kill a mockingbird me parece una forma elegante de decir que no me está gustando Mockingbird Time, el nuevo y esperadísimo trabajo de The Jayhawks.

Los Jayhawks reunidos, con Mark Olson y Gary Louris a la cabeza, y secundados por la formación clásica con Tim O’Regan, Mark Pearlman y Karen Grotberg,  han grabado un disco que sería bueno para el 95% de bandas que habitan nuestro planeta, pero que al lado de su discografía queda relegado a lo más bajo. Apenas hay canciones destacables, ni melodías luminosas ni el poso pop del que siempre han hecho gala y que permitió que, tras la marcha de Olson en 1996, Louris comandase la nave con unos cuantos discos estupendos. Para iniciados en la banda, diría que el material de este Mockingbird está en la línea de los temas más flojos de su último y estupendo trabajo, Rainy Day Music. Es decir, que Closer to your side o  She Walks in So Many Ways -de lo más destacado del disco- no llega ni por asomo a Tailspin o Save it for a rainy day por ejemplo. Ni Pouring Rain at Dawn es Stumbling through the dark. Y ya ves que ni he pretendido comparar el nuevo trabajo con los clásicos Tomorrow the green grass y Hollywood Town Hall, pues resultaría obsceno: los grupos tienen que evolucionar.

Debo decir que soy de los (pocos) que piensan que esta reunión no está aportando nada, por desgracia, y así lo aprecié ya en su primer y mítico concierto de reunión en el Azkena el 6 de septiembre de 2008., un show correcto pero falto de feeling. Peor fue la actuación en el Primavera Sound, justo antes de Neil Young, donde la desgana y la falta de sintonía entre Louris y Olson era evidente. Curiosamente, el disco que grabaron en solitario ambos, Ready for the flood (2008), me gustó bastante y su actuación en Badalona fue realmente buena.

Así que, del disco de reunión se podía esperar de todo. Y parece que se decantan por una línia que me recuerda a los Crosby Stills Nash (& Young) menos acertados. Por supuesto, la instrumentación es brillante y el sonido del disco espectacular, y le daré tiempo y más escuchas. Pero a las pocas, tengo bastante claro que aquí faltan canciones.

5 Comments

    1. desde luego Ready for the flood era un disco más sencillo, pero tenía (algunas) mejores canciones. De todas formas, si disfrutas éste último, mejor para ti. Me gustaría poder decir lo mismo.

  1. Totalmente de acuerdo contigo Félix. No es un disco decepcionante pero, en mi opinión, no tiene magia, ni feeling y ninguna canción te lleva a reptirla una vez termina como sucedia antes en muchos de sus discos…Abrazos.

Deja un comentario / Leave a comment

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s