Van Halen, A different kind of truth (2011)

Ya advierto que no soy objetivo. Hablamos de VAN HALEN, una de las bandas definitivas de la historia, especialmente con David Lee Roth de voceras. En cualquier caso, VH serán siempre la banda de Edward Van Halen.

Tras la gira de reunión/reconciliación entre Eddie y Dave de hace tres años, muchos esperábamos una nueva oportunidad para ver si aquello iba en serio o iba a ser otro fiasco. De hecho, el que el hijo de Eddie, Wolfgang, se hiciese cargo del bajo en sustitución de Michael Anthony no presagiaba nada bueno. Pero por lo que leí y vi en internet, la gira salió razonablemente bien.

Ahora, la prueba del algodón era seguir adelante con nuevo disco. Y apenas entrando en 2012, Van Halen publican A different kind of truth, discazo descomunal con el que desafían a cualquier niñato imberbe o vieja gloria que piense publicar algo de música durante los próximos meses. Porque Van Halen han sorprendido a propios y extraños con un álbum a la altura de su leyenda. De hecho, así a bote pronto, no recuerdo un disco de reunión tan bueno como el que nos ocupa. Y se me ocurren ya mismo 10 razones que hacen grande este disco:

1. En primer lugar, porque estos VH suenan atómicos como los VH de sus primeros discos, hambrientos por comerse el mundo. De hecho, cuentan que la mayoría del material ha sido repescado por Eddie a partir de viejas demos de sus inicios, allá por 1977. Personalmente me da lo mismo. Bien halladas sean.

2. El disco es duro, salvaje, un pelotazo en plena cara. Aquí no hay baladas como en la época de Sammy Hagar, que por otra parte, és un período de la banda que disfruto de igual manera. Es el disco más poderoso que he escuchado en mucho tiempo.

3. A different kind of truth es musicalmente compacto en su variedad, tanto que antes de acabar un tema ya deseas escuchar el siguiente esperando a ver por donde se salen. Y es que en este álbum no hay ni un desecho, nada de material de desperdicio. Cada uno tendrá sus favoritas, y a mi no es que Honeybabysweettiedoll o Outta space me gusten demasiado, pero es que las luces predominan con mucho sobre las sombras en este disco: She’s the woman, Me and your blues, Beats workin’, As Is

4. La base rítmica, especialmente el que Wolfgang Van Halen ha encajado su bajo como un guante. Tal vez su juventud ha contribuido a aportar frescura y vitalidad al sonido de una banda que grabó su primer disco en 1978 y que grabó sus mejores discos hace más de veinte años. La cuestión es que su bajo suena como un poderoso complemento a la guitarra de su padre y junto a su tío Alex conforma una base rítmica aplastante y de sonido único, como siempre. Y además, como no soy purista, el hecho de que el bajista original Michael Anthony esté deshauciado prestando servicios al supergrupo de la competencia Chickenfoot (que junto a Joe Satriani, Sammy Hagar y el Chili Pepper Chad Smith suenan como Van Halen sin serlo) nos permite tener más música VH-style.

5. Tattoo, el primer single y tema que abre el disco. Medio tiempo fresco y vacilón que no tiene nada que ver con el resto del disco, mucho más rápido y duro. Me gusta la melodía, el riff, el coro y, especialmente, el feeling de David Lee Roth encajando a su aire voz y letra al ritmo de la canción. Quien tuvo retuvo y esa forma de cantar es inigualable.

 

 

6. La producción y la mezcla. Huelga decir que los discos ya no suenan como antes, y mucho menos los CDs. ¡Pero éste sí! Y a todo volumen mejor. Ideal en coche o con auriculares, pero con el volumen a 11, este A different kind of truth es envolvente pero permite apreciar todas sus sutilezas. VH no necesitan productor, para eso está Eddie, que parece tener muy claro lo que quería. A las canciones no les sobra ni falta nada, tienen el punto justo de agresividad y comercialidad; la dosis adecuada de instrumentación y harmonias vocales; de estrofas, coros y puentes, de melodías y harmonias; de intros que te atrapan y codas que te dejan con ganas de más.

7. Stay frosty, undécima canción del disco y un ejemplo más de lo que son Van Halen. El tema de sonido más clásico de todos, muy rockandrolero, con acústicas y guitarras, con cambios de ritmo demoníacos. Junto a Tattoo, my favorita, de esas que te elevan el ánimo.

8. David Lee Roth. Tienes tan escuchados sus discos con Van Halen que cuando los vuelves a pinchar a veces ni eres consciente de lo que hace este hombre con su voz. Porque más que cantar, te contagia su pasión. Pocos como él son capaces de elevarte el estado de ánimo con su presencia en una canción con un simple aullido, una palabra, una sonrisa, un movimiento de Diamond Dave…. lo que se escucha y lo que no, lo que sólo se adivina, todo eso tiene reflejo en estas canciones. Una de las mejores crónicas del disco que he leído  indica que Dave parece haber perdido un tono o dos, pero desde luego yo no sé apreciarlo. Desde luego, sigue haciendo lo que quiere con su instrumento.

9. Eddie Van Halen, el mejor guitarrista de la historia, vuelve a estar en forma. A mediados de los 90’s y durante casi una década, la bebida hizo estragos en él, persona y  músico, pero parece que definitivamente está limpio. Y el sonido de su guitarra me vuelve loco. Tiene un sonido único, que compacta los riffs y sublima los acordes abiertos; amenazante como una motosierra y salvaje como un caballo relinchando. Me entusiasman sus arpegios, sus punteos, sus harmónicos,  y esa combinación constante entre rítmica y solista. Hace lo que quiere sobre el mástil y lo mejor, es que siempre ha puesto la técnica al servicio de la canción.

10. Sencillamente, es el nuevo disco de Van Halen, el primero en 14 años, el primero nuevamente con David Lee Roth tras 26 años… y es realmente un disco de primera. Hazte un favor y escúchalo un par de veces al menos, una vez disfrutando de las canciones por si mismas; la segunda escuchando además con detalle los diversos instrumentos (voces incluidas). A la tercera estarás atrapado.
La gira americana acaba de empezar y aquí tenéis el primer setlist, que sólo cuenta con 4 temas de A different kind of truth, pero que salvo por la sosa I’ll wait (de su disco 1984), es ciertamente de ensueño. Mientras se deciden a cruzar el charco, disfrutaremos de los diversos videos que circulan por la red, especialmente de la charla que se pegan Eddie, Dave y Alex en el video que está en portada en su web: van-halen.com

 

9 Comments

  1. Un gran disco de retorno. Se podría comparar con el The Devil you Know de Heaven and Hell.
    Sin con esta lista de argumentos no aumenta la curiosidad por el album, nada lo hará.
    Coincido en todo lo expuesto en el texto.
    Hasta Tattoo que en un principio no me dijo nada, ahora me resulta irresistible.
    Es un album que gana con cada escucha y que vale la pena defender en directo.
    Ahora solo falta que se decidan a pasar por nuestro país.
    Van Fuckin’ Halen!!!

  2. He aquí otro fan total del disco! A cada escucha berreo los estribillos más alto y exagero más el air guitar. De ensueño.
    Ah, pero yo también opino que la voz de Dave suena aaaaalgo menos potente de los habitual, inevitablemente ha envejecido con él.

  3. Totalmente de acuerdo con todo lo dicho, y me sumo a los fans de “Tattoo”, me tiene superenganchado, la letra es espectactular. Por cierto, he leido por algun sitio que el bajo en el disco lo toca el mismo EVH.

  4. Sin ser un fan de Van Halen, puedo confirmar que me ha dejado alucinado, creo que no le pegaba tantas escuchas a un disco de VH desde que descubrí el 1984. Mi favorita del disco es Stay Frosty, dónde se aprecia que todo el cachondeo y buen rollo que se perdió cuando se largó DLR está de vuelta.

    La producción es bestial y potente, distinguiéndose perfectamente todos los instrumentos. Con producciones cómo ésta da gusto comprarse CDs.

    Yo también he leído lo que comenta Jesse…Parece ser que las pistas de bajo del disco són de papá Eddie.

    Saludos,

  5. Gracias por los comentarios. Me encanta ver como Tattoo va calando, qué temazo! Igual que Stay Frosty!!!
    Lo que comenta Jessee no lo había leído, pero tampoco me sorpendería. En fin, que el disco es brutal y la produccin hace mucho por ello. Let’s Jump!!!

  6. Muy de acuerdo con la crónica, sólo difiero en mis temas favoritos, a día de hoy me encantan “Outta space”, “China town” y “As is”, pero esto cambia cada día.
    En efecto, “Tattoo” a mi tampoco me dijo gran cosa al principio, pero ahora no pasa día en el que no lo escuche.
    Que maravilla de trabajo, llevo 15 días enganchado a él, y no puedo soltarlo, o él no puede soltarme a mí, no sé muy bien como decirlo. Sólo te falta una cosa por decir de este disco, Félix, que es total y absolutamente ADICTIVO. Hacía años que no me encontraba un trabajo así.

Deja un comentario / Leave a comment

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s