Así nos va…

A pesar de que en este Rocknrollmotherfuckers tiendo a no entrar en sesudas disquisiciones sobre el bien y mal, y mi único propósito es difundir el rock y entretenerme un poco, me decido hoy (el día que celebra la existencia de las tiendas de discos, el #recordstoreday) a entrar en materia con un post en lugar de responder comentarios a propósito del anterior El hábito del consumo. Comentan Toi y Marc Monje que se alegran de estar entre ese uno y pico por ciento verdaderamente aficionado a la música. Yo también.

Ese estudio, como las listas de ventas, los medios generalistas cuando informan de música… confirma que aquí pueden el mainstream y el hype, y tal vez porque hay que hablar de cultura y música, no vaya a ser… En definitiva, el estudio de marras, y el que España sea uno de los países desarrollados donde más se piratea y menos se gasta en cultura, viene a confirmar que el borreguismo está extendido, que la masa compra lo que echan y como lo echan, y que la verdadera afición recae en unos pocos. Que la peña no investiga, no busca, no degusta. Consume de forma rápida tapas para turistas. Y no, yo no soy ejemplo de nada, pero siempre se empieza constatando las propias carencias.

Aquí es poco el producto cultural y creativo que realmente se valora. Me gustaba ese anuncio que hace unos años insertaban al principio de los DVDs, donde un tipo en una oficina se quejaba de que su idea no se valoraba y estaba mal pagado, mientras iba rippeando un CD en su ordenador (de la oficina, por supuesto). Y vale, ahora hay crisis, y yo mismo compro menos -mucho menos- que hace unos años, pero intento modestamente contribuir.

Pero sinceramente, hace años que me da igual la opinión mayoritaria. La única forma de cambiar todo esto es apostar decididamente por la educación y la cultura y la innovación. Por el conocimiento más allá de la información; por el aprendizaje más allá de los resultados académicos y los títulos. Que la gente no tenga aversión al riesgo, al cambio y al movimiento. Tenemos el país que tenemos, como todos con sus cosas buenas y malas, pero nos mandan (que no lideran) incompetentes y/o temerosos seguidores del manual. Y si a la gente no le explican que hay vida más allá de los concursos acuáticos, los programas de famosetes, y los libros, discos y películas megaventas y taquilleras; si no le dan elementos para valorar y discernir con espíritu crítico… pues bastante resulta ya llegar a final de mes y poder comentar algo sobre Wilco en cualquier conversación “enteradilla” que se precie. Menos mal que se observan ya reacciones a distintos niveles de nuestra sociedad de ciudadanos que no se conforman con el status quo y que tienen claro que resignarse es morir.

Complementa muy bien el mencionado artículo referido al consumo musical, un post del siempre brillante Diego A. Manrique en su blog de El País titulado “Vamos rumbo al Tercer Mundo“, del que os dejo link y recomiendo lectura. Y ya puestos, recomiendo para quien no la conozca, el fabuloso magazine cultural Jot Down Magazine. Porque siempre hay espacios en los cuales entretenerse, informarse y aprender. Todo a la vez.

Deja un comentario / Leave a comment

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s