Auge y caída de un país y todo lo demás.

Me inspiro en el título de aquella magnifica serie de los 70’s, Caída y Auge de Reginald Perrin, para mi vuelta a la blogosfera tras medio año ausente. Y no por pereza ni hartazgo ni falta de ideas sobre lo que escribir; simplemente falta de tiempo para ello.

Aparte de los clásicos “familia y trabajo”, durante los meses anteriores empecé a montar mi propia empresa, y estuve implicado a fondo en las elecciones primarias que puso en marcha el PSC para nombrar candidato a la alcaldia de Barcelona en las próximas elecciones municipales del 2015. De todo ello escribiré algo estos próximos dias. Pero están pasando muchas e importantes cosas últimamente y creo que se merecen un post de resurrección.

Reginald Perrin era el protagonista de una novela británica pasada a televisión que harto de su gris existencia finge su suicidio y se reinventa con su tienda de objetos inútiles “Basura”. Caída y auge. Mariano Rajoy es el protagonista, también gris, de una historia real en la que los inventos no sirven y los ciudadanos ven alejarse esperanza y felicidad, dejando la moral por los suelos. Pero él es simplemente uno de los pilotos de un avión, España, que durante los últimos años se construyó bonito y lustroso, capaz de elevarnos por encima de ese punto medio que son las nubes y acercarnos al sol… hasta que hemos empezado a abrasarnos. Auge y caída.

Auge y caída de un régimen, de un sistema, de sus instituciones y de quienes están al frente, de una forma de vida… y hasta de una selección nacional de fútbol. Los ejemplos son conocidos. Esto está hecho unos zorros y, por activa o por pasiva, hay muchísimos responsables. Auge y caída de un país y todo lo demás.

Desde que los efectos de la crisis se empezaron a notar hace ya siete años, España se ha situado a la cola de los países desarrollados. Destrucción masiva de empleo, desinversión en educación, sanidad e I+D, pateo a la cultura, decremento de la protección social. Aumento de las desigualdades. Adiós al estado del bienestar que conocíamos.

La OCDE señala que el 55% del desempleo de la Eurozona procede de España. Casi 6 millones de personas no tienen empleo. El 45% de los adultos en edad de trabajar no puede hacerlo; y el 45% de ellos son parados de larga duración; entre ellos los jóvenes. Entre 2007 y 2013 se quedaron sin trabajo 13.000 personas cada semana. Y aunque la tasa de paro es claramente superior a la media europea, el gasto en protección social está a la par. Por ejemplo, 2 de cada 3 parados españoles no reciben ningún tipo de prestación por desempleo.

Sin trabajo, no hay ingresos. Pero a unos afecta más que a otros. Apunta dicho informe que el 10% más pobre de la población española perdió en los últimos años un tercio de sus ingresos, mientras que el 10% más rico sólo se dejó el 1% de ellos por el camino. Pero resulta más concluyente otro informe hecho público por la ONG Intermón Oxfam a propósito de las desigualdades a nivel mundial. Como diría el periodista deportivo José María García, ojo al dato: Las 85 personas más ricas del mundo poseen la misma riqueza que la mitad más pobre de la población mundial (unos 3.600 millones de personas). La fortuna conjunta de las 10 personas más ricas de Europa supera el coste total de las medidas de estímulo aplicadas en la UE entre 2008 y 2010 (217.000 millones de euros frente a 200.000 millones de euros). El dato estremece.

José Fernández Albertos exponía hace unos días en el diario.es que “somos desiguales porque nuestros pobres son mucho más pobres que los pobres de los países de nuestro entorno”. Y también el ex fiscal anticorrupción Carlos Jimenez Villarejo ha ido escribiendo últimamente datos sobre el enriquecimiento de los directivos del IBEX. Las estadísticas oficiales del INE y, en Cataluña, el Idescat, indican que la tasa de pobreza es del 22% y 20% respectivamente. Esto es, que 1 de cada 5 personas ya es oficialmente pobre en nuestro país.

Resumiendo los datos, dos destacados. Concluye la OCDE que “El sistema de protección social español estaba mal preparado para enfrentar una crisis del empleo, con un fuerte aumento en el paro de larga duración y en el riesgo para las familias de encontrarse en situación de pobreza”. O sea, si hacemos caso a la tajante afirmación, algo se hizo mal durante bastante tiempo por unos cuantos.

El informe de Oxfam lo explica de otro modo e introduce nuevos elementos de juicio. “La desigualdad económica extrema es perjudicial y preocupante por varias razones: además de ser moralmente cuestionable, puede repercutir negativamente en el crecimiento económico y la reducción de la pobreza, así como multiplicar los problemas sociales. Asimismo, agrava otro tipo de desigualdades, como las que existen entre hombres y mujeres. En muchos países, la desigualdad económica extrema resulta preocupante debido a los efectos perniciosos que la concentración de riqueza puede acarrear para la equidad en la representación política. Cuando la riqueza se apropia de la elaboración de las políticas gubernamentales secuestrándolas, las leyes tienden a favorecer a los ricos, incluso a costa de todos los demás. El resultado es la erosión de la gobernanza democrática, la destrucción de la cohesión social y la desaparición de la igualdad de oportunidades”.

O sea, la (desigual) distribución de la riqueza conduce a la pobreza económica e influye en la (inequidad) de la representación política. Ahí estan buena parte de nuestros males, pero también de los remedios, y es a lo que tenemos que hacer frente como ciudadanos. No existen las soluciones milagrosas: Ni las independencias, ni los Podemos, ni el acoso y derribo a los protagonistas de nuestra transición política, ni el simple recambio generacional en los distintos niveles de decisión de instituciones y empresas es suficiente por si mismo aunque sí sea una solución ya necesaria. Pero antes de que aún vaya todo peor (y es posible) hay que arremangarse para cambiar radicalmente la situación y nuestros destinos.

3 Comments

Deja un comentario / Leave a comment

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s