La vida qué mala es

Corría 1991. Ya entonces solía escuchar a menudo RNE-Radio3, como emisora de referencia para escuchar música “distinta”. Eran los inicios del rock alternativo a nivel internacional, pero para mi ya era la emisora alternativa en general. Descubrí en esas ondas multitud de grupos, patrios o foráneos, y, entre ellos, a los granadinos 091. Presentaban en primicia el quinto disco del grupo, El Baile de la Desesperación. Y sonó el tema que abre el disco, La vida qué mala es. ¡Uuooohhhh!!! Subidón. Riff guitarrero afilado. Coro adictivo. Fue el inicio de una gran relación.

Aquella misma semana bajaba a la tienda de discos de debajo de casa a hacerme con el disco entero, que contenía joyas como La canción del espantapájaros o Este es nuestro tiempo. La  peculiar voz, algo aguda y agresiva, de José Antonio García era un instrumento tan importante como las guitarras en las composiciones de José Ignacio Lapido, el auténtico genio del grupo. Dueño y señor del repertorio, no tardé nada en asociarlo a Sabino Méndez, el hitmaker de Los Trogloditas. Dos tipos que bebían del mejor rock de los 50’s hasta los 80’s, y especialmente muy influenciados por Kinks, The Clash (luego Strummer produciría su segundo disco) y el rock británico de final de los 70’s, que componían hits como churros. Y muy leídos, elemento que se percibe en las letras de todas y cada una de sus canciones. Literatura nobiliaria.

Pero lo realmente importante era que el conjunto sonaba redondo. Lo tenían todo y, con independencia del éxito y reconocimiento popular que no llegó, merecían estar en lo más alto. Así que desde aquél instante 091 se situó para siempre en mi podio de grupos españoles justo un peldaño por debajo de Loquillo y sus Trogloditas, y dos por encima de Barricada, Siniestro Total o Burning.

[Te dejo una playlist de 091 para que escuches mientras sigues leyendo]

 

Cinco años más tarde, ya en 1996, el grupo decidía sacar un doble en directo y dar carpetazo a una carrera apenas 12 años. En aquella época editábamos Rocks Musiczine y no tuvimos ninguna duda en destacar aquél directo como el disco del mes. Estaban casi todos sus grandes temas, y los de sus primeros discos sonaban apabullantes, con un sonido hard rockero que jamás habían plasmado en sus primeras grabaciones en estudio.  Fui a verlos en su despedida a Bikini y recuerdo aquél concierto como uno de los más sorprendentes que había visto hasta entonces. ¡Qué nivel!

Damos un salto de 20 años. Diciembre de 2015. Los rumores se confirman. Los Cero anuncian su vuelta para una única gira a lo largo y ancho del país durante 2016. Les dan una pasta y empiezan a anunciar fechas en festivales. Azkena Rock entre ellos, en el mes de junio. Impaciencia por verlos. Mientras tanto reeditan remasterizados todos sus discos de estudio (salvo el primero Cementerio de Automóviles) realzando aún más las virtudes de su repertorio. Se anuncian los horarios del Azkena. ¡Mieeerdaaa! 091 actúan justo antes que The Who pero en otro escenario. Se solapan las actuaciones. Opto por ver el inicio de Cero antes de ir a buscar buen sitio para el show de Daltrey-Townshed. No me arrepiento (jamás había visto aún a los Who) pero debo conformarme con 15 minutos, tres canciones y, eso sí, un sonido y una puesta en escena sobria pero tremenda. Me resigno a tener que ir a verlos al Cruïlla, festival ecléctico donde 091 pintan poco. Tras 70 minutos, me rindo de nuevo a sus pies. ¡Son muy grandes!

Mañana sábado 8 de octubre, actuarán en Barcelona (Razzmatazz 2) por última vez. Y espero que toquen esas dos horas que han venido haciendo regularmente en sus actuaciones en sala. Porque me deben En la calle. Me deben Como acaban los sueños. También Escenas de guerra o Mi sombra y yo. Y tantas otras, como Cartas en la manga o Fuego en mi oficina, que sé que no tocan, aunque deberían.

Y poco más. Si lees esto, no dudes en verlos en alguno de sus últimos conciertos. Porque parece que no hay vuelta atrás. Maniobra de Resurrección ha sido eso, una gira de reunión y punto final y definitivo… aunque en Ruta66 dejan entreabierta la puerta visto el éxito de crítica y público. Porque están mejor que nunca. Son un grupo sin rival. Su reunión ha sido seria, brillante, y mágica. Y profundamente respetuosa con su público. Y si lo dejan, será una lástima, pero lo harán con todo nuestro respeto también y la mayor de nuestra admiración. Gracias.

 

2 Comments

  1. Les he visto dos veces y ha sido como volver a nacer … sigo tratando de recuperar mis cuerdas vocales. Estan perfectos, aunque yo soy de los que prefieren que lo dejen donde esta. Saludos,

Deja un comentario / Leave a comment

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s