Recordando viejos tiempos, he vuelto a escribir algo para una revista musical de primera. Esta entrevista a Nikki Hill fue publicada en el número de marzo de 2019 de Ruta66. Si la has podido ver en directo en su última gira ya habrás comprobado que es un torbellino escénico.

 

Mientras preparaba el cuestionario para una rápida entrevista vía email, leí un par de críticas sobre su último disco, Feline Roots, en la que el nombre de AC/DC y el apellido Bon Scott aparecían constantemente. Pensé en lo obvio e imaginé que debía venir en la nota de prensa que suele acompañar los nuevos lanzamientos. Y decidí poner a prueba la paciencia de la artista ahora afincada en Nueva Orleans con un par de preguntas tópicas sobre influencias y relaciones de pareja. Como podéis leer, despachó educada e inteligentemente las preguntas. Pasión, cerebro y un background musical tremendo. Cómo ella misma dice, apoyad la buena música. Su respuesta a la penúltima pregunta debería estar graba a fuego en nuestras casas y salas de conciertos.

 

Felicidades por tu nuevo disco. En mi opinión, en Feline Roots has conseguido tu mejor colección de canciones. Pero además de eso, también tu mejor sonido de guitarras. En especial me ha gustado la saturación de Poisoning the Well. ¿Cómo os planteasteis el proceso de grabación del disco?

¡Gracias! Estoy totalmente inspirada por guitarristas y bajistas, tanto como por vocalistas. Es lo que estudio para sacar ideas para melodías y arreglos, y es el comienzo para armar una canción, lo que lleva a que el trabajo de guitarras esté en primer término. Empecé a escribir la mayoría de canciones muy pronto tras Heavy Hearts Hard Fists. Por aquél entonces, cuando ya me veía lista para grabarlas, la formación de la banda cambió, y recibí nueva inspiración de los músicos con los que tuve la oportunidad de empezar a trabajar (que son los que están girando conmigo ahora). Como productora del disco, me tomé más tiempo para pensar en la sensación y la intención de cada momento. También dejé más espacio en cada canción allí donde sabía que las fortalezas de cada miembro de la banda podían aportar más, y confié plenamente en el equipo para que trabajasen con mis canciones hasta donde sabía que podíamos llevarlas. Siendo una artista independiente plenamente autofinanciada, aquello fue un elemento motivador en lugar de un freno. Me siento afortunada y muy feliz de que todo haya ido tomando la forma en la que lo ha hecho.

En tu música se aprecia ese balance entre el rock’n’roll de sonido más clásico y el hard rock setentero de acento soul. Pero en tu nuevo disco muchas canciones tienen un aire arrebatadoramente punk. Da la impresión que efectivamente estás buscando endurecer tu sonido pero te tiran las raíces y no te acabas de atrever. ¿Es así o realmente buscas esa mezcla de manera deliberada?

Escucho y adoro tanto la mayoría de la música de raíces que sería difícil no inspirarme en todo eso. Lo interesante es que haciendo eso, la gente intente buscar una intención en lo que estoy haciendo, porque no están acostumbrados a cantantes portando su propia antorcha y abrazando su propio sonido. ¡Si yo no tengo esa intención, no estoy segura cómo la van a encontrar otras personas! Lo que escuchas en Feline Roots, y en todos mis discos, soy yo, en ese momento, capturando cualquier pensamiento y necesidad que tuviera que liberar. Si parece urgente, entonces significa que emocionalmente es donde estaba.  No busco hacer nada y tampoco me siento atada a nada. Solo hago lo que hago y espero que la gente pueda aceptar eso.

Aunque una canción como Hot Shots era Bon Scott en estado puro, el anterior Heavy Hearts debía mucho a los Stones que grabaron en Muscle Shoals, mientras que Feline Roots es más AC/DC. ¿Estas de acuerdo?

No puedo decir que esté de acuerdo, porque no pienso en mis canciones de esta manera. Durante un tiempo estaba escuchando Powerage todos los días mientras estaba escribiendo Heavy Hearts Hard Fists! Escucho lo que escucho y escribo lo que escribo. No siempre tienen que ir de la mano. Soy una aficionada a la música y coleccionista, pero también soy cantante y compositora. Ambos pueden influirse mutuamente, o en absoluto. No escribo las canciones con la idea de que se unan de esta manera, por lo que depende del oyente decidir lo que escuchan cuando me escuchan. ¡Y he descubierto que depende de a quién le preguntes! Dependiendo de las canciones que la gente disfrute, escucharán los discos y las canciones de manera diferente, notando el elemento rock’n’roll, el elemento soulero, o las influencias del blues o el rock de raíces, u otros estilos, y eso una gran cosa. Y no es siempre una gran cosa en la industria en general, porque creo que las personas sienten la necesidad de decidir el sonido y etiquetar las cosas como les hagan sentir mejor.

Deja de decir que ya no hay buena música y búscala. Ve a ver música en vivo. Ve temprano y ve a los teloneros. Compra el merchandising de las bandas que te gusten. Háblales a tus amigos sobre ellos.

 

Tu comandas la banda pero tienes como mano derecha a tu marido y guitarrista Matt Hill. Me recuerda a la relación de Pat Benatar/Neil Giraldo, a Robin Beck/James Christian, Lisa Kekula/Bob Vennum, Stevie Nicks/Lindsey Buckinham. Esto de tener a tu pareja en tu banda va contra el cliché del rock’n’roll. ¿Cómo se lleva esto de compartir trabajo, hogar y aficiones las 24h?

¿A quién le importa una mierda si se compara o no se compara con otras relaciones musicales? No planeamos esto. No lo hacemos para presumir o para comparar con otras parejas del pasado. Todo sucedió de forma muy natural y nunca pensamos en cómo se percibiría por los demás. Notamos nuestras diferencias y nuestras fortalezas, y encontramos una pasión en la que ambos estábamos realmente conectados, y hay algo en ese sentimiento. O lo dejas pasar y dices qué podríamos o deberíamos haber hecho, o simplemente lo haces. No estoy tratando de sonar como la reina de la autenticidad aquí o como si nuestra situación fuera tan especial. Pero reconocimos lo que sentíamos, decidimos que valía la pena trabajarlo, y trabajamos en ello, con o sin audiencia, y al parecer la gente conectó, y todavía lo hacen, y nosotros también. ¿Por qué dejaríamos eso por un estereotipo? Hacemos que nuestra relación funcione al no modelarla o prestar atención a nadie más.

Hablando de Lisa Kekula, en Feline Roots más que nunca he visto a los Bellrays comandados por Nikki Hill. ¿Qué diferencias ves tú entre tu banda y la suya?

Somos diferentes personas con diferentes bandas y por lo tanto ¡seremos diferentes! Me encantan los Bellrays y estoy muy inspirada por el sonido de la banda y también soy fan de Lisa Kekula y de cualquier proyecto que haya escuchado de ella. Pero estoy un poco cansada de que la gente intente encontrar una manera de describir mi música y que me pidan que se la describa, en lugar de decidir por sí mismas. ¡Solo escucha y disfruta!

Aunque suene a tópico, las personas de color tenéis un don natural para cantar. ¿Hasta donde te has probado o forzado? ¿Hay algún estilo vocal con el que no te atrevas?

Realmente no lo he pensado. Estoy cantando para cantar y no para probar nada. La influencia negra en la música estadounidense es profunda e irrefutable. Es mucho menos sobre un estereotipo, y más sobre la historia. Como músico, practico, aprendo, estudio. Luego, hago lo que siento que se supone que debo hacer en el momento, con la canción. Eso es todo lo que sé.

¿Qué discos o artistas has descubierto este último año que te hayan impactado?

The Flesh Eaters acaban de lanzar un gran disco de rock’n’roll. El álbum debut de Liz Brasher ‘Painted Image’, Cedric Burnside ‘Benton County Relic’, y The Suffers ‘Everything Here’ y ‘Dirty Pictures Part 2’ de Low Cut Connie son algunos de mis últimos favoritos mientras conduzco. Charley Crockett lanzó dos álbumes el año pasado que me dan ganas de bailar, llorar y cantar. Vi a los  Negro Terror en Memphis y me hicieron enamorarme del punk rock nuevamente. En Louisiana, me han encantado los últimos discos de Tank & the Bangas, Cavalier y Dusky Waters (los artistas actuales de Nueva Orleans me recuerdan que debo mantener mi inspiración abierta y de todas partes). Me encanta el show en vivo de Thelma and the Sleaze y los discos también son muy buenos. Y espero los nuevos discos de Daddy Long Legs, Harlem Slim, Seratones, Liza Colby Sound, SATE y Lee Fields. ¡Hay tanta buena música que sale ahora mismo!

Como la historia se repite, tengo la impresión (o un simple deseo) de que pronto tendremos un nuevo ciclo de rock’n’roll triunfando en las listas y llenando pabellones. ¿Cómo ves el estado del rock allá por donde viajas?

Viajar es duro. Vivir como músico es difícil. No importa qué género. Antes de que podamos comenzar a pensar en encabezar las listas y en vender pabellones, trabajemos para apoyar lo que todos están haciendo en este momento. Deja de decir que ya no hay buena música y búscala. Ve a ver música en vivo. Ve temprano y ve a los teloneros. Compra el merchandising de las bandas que te gusten. Háblales a tus amigos sobre ellos. Háblales sobre ellos a las salas de conciertos a las que acudes. Esta es la manera de sobrevivir. Si tu banda favorita escribe una canción de la que muchos se enamoran, puedes decir “estuviste allí antes de los pabellones”. Pero ¿por qué preocuparse por eso? Confía en mí, los artistas y las bandas y sus equipos ya se preocupan lo suficiente. ¡Solo sigue apoyando! Todo lo que veo en la carretera es que necesitamos apoyo para que esto continúe. No somos tan visibles como las redes sociales te hacen pensar que somos, y cada fan que ganamos importa.

Dicen que la guitarra está en crisis, y que las clásicas Gibson y Fender las pasan putas para mantenerse a flote. Pero por otro lado, las tendencias nos dicen que cada vez son más las mujeres que compran y tocan guitarras eléctricas. ¿Qué papel estáis desempeñando las mujeres en la evolución de la música estos años?

Las mujeres siempre han sido y siempre serán parte contribuyente de la música. Creo que ahora se habla más sobre ello y hay más educación que obligue a las personas a darse cuenta. Las mujeres están asumiendo más roles, como productoras, ingenieras, directoras musicales, gerentes, promotoras, etc., y están creando su propio espacio donde tal vez no lo había. Siempre nos hemos hecho un hueco, y hemos enseñado y aprendido las cosas por nosotras mismas si no podíamos obtenerlas en otro lugar, y no veo que esto se vaya a detener pronto. Cuando Sister Rosetta Tharpe se convierta en un nombre habitual al hablar sobre la historia de la música estadounidense, sabré que finalmente estamos dando los pasos iniciales para comprender la verdad de los sonidos que todos amamos.

Deja un comentario / Leave a comment

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.